fbpx
  • mié. Ene 19th, 2022

Incongruencia

Oct 29, 2020

#DespiertaSonora

De nueva cuenta, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó ver su precaria condición mental al cuestionar medidas de confinamiento y restricciones de movilidad en países de Europa ante el rebrote del Covid-19, las cuales consideró autoritarias y que hacen ver a los ciudadanos como menores de edad.

Muy a contracorriente a esa nueva estupidez presidencial, está su cantaleteada hipótesis con la que justifica su asistencialismo populista, al comparar a millones de mexicanos como mascotas a los que hay que darles de comer o sea no como menores de edad, si no como animalitos indefensos que requieren de la protección del Estado, ese mismo Estado que los deja en libertad de contagiarse y morir.

Confiar en la responsabilidad ciudadana a lo largo de estos últimos meses ya cobró la vida de casi 100 mil personas de forma oficial, aunque la cifra puede ser el doble, y seguir apostando a ese libre albedrío seguramente incrementará de forma exponencial el saldo trágico de la pandemia, que ya registra un rebrote evidente en diversos estados del país, incluido Sonora.

Nadie podría negar que López Obrador ha sido un irresponsable a lo largo de estos meses de pandemia; ninguneando y menospreciando la peligrosidad del virus; promotor del relajamiento social y de la incredulidad sobre los riesgos e incluso desmintiendo públicamente hasta las timoratas y pusilánimes advertencias de rebrote de sus “científicos y especialistas” Jorge Alcocer y Hugo López.

Así las cosas, con una estrategia federal “libertaria” y mortal, luce irremediable el que la expansión del virus también se vaya por la libre y se mantenga el criterio de que no importa el número de decesos mientras en los hospitales haya camas y respiradores disponibles, sin que dicha circunstancia impida que la gente haga lo que le de la gana, ya que nada ni nadie obliga a utilizar cubrebocas, ni prohíbe atestar espacios públicos abiertos o cerrados.

En el caso de Sonora al menos ya se están tomando cartas en el asunto y se aplican acciones preventivas bajo la estricta supervisión de la gobernadora Claudia Pavlovich y la reconocida capacidad ejecutiva del titular de Salud, Enrique Clausen, en el marco de prevenciones ante prospectivas que lucen irremediables a la luz de la tendencia mundial y nacional del temible virus.

Este martes se realizó reunión virtual de emergencia del Consejo Estatal de Salud, durante la cual la mandataria estatal convocó para que de forma inmediata se establezcan protocolos especiales para contener la propagación del cruel y despiadado virus, luego que en las últimas cuatro semanas de incremento en la positividad de casos confirmados y del porcentaje de fallecimientos.

“En las últimas tres semanas, las defunciones se han subido al doble, lo cual nos indica muy claramente una tendencia al alza en los contagios y en las muertes, tenemos que ser conscientes, tenemos que ser responsables, así que urjo al Consejo Estatal de Salud a que se reúna a prontitud para que establezcan un protocolo de repunte y que se reúna de inmediato con los ayuntamientos para hacer lo que sea conducente”, afirmó la mandataria sonorense.

Y este repunte o rebrote se debe a la evidente relajación social, que en el caso de Hermosillo es notable y no por nada, lejos estamos en número de contagios y muertos respecto a otros municipios de la entidad, sin que tan gran tragedia inhiba la realización de rumbosas festividades, las congregaciones tumultuarias en plazas, quedando sólo como dato positivo el que los juegos de beisbol de Los Naranjeros se realicen sin aficionados, aunque otros espacios deportivos luzcan llenos de gente.

Hay quienes se atreven a despotricar en contra del asomo siquiera de restricciones de movilidad porque según esto atentan en contra del derecho a buscar la chuleta, pero de acuerdo a expertos y a la experiencia ganada en los meses de pandemia y la disección de las cadenas de contagio, se ha concluido que mediante estrictos controles sanitarios, los centros de trabajo no son factor importante en la diseminación del virus.

NO, ir a trabajar y ganarse la chuleta no implica riesgos mayores, ya que los mayores riesgos se encuentran en círculos de amigos, familiares y de esparcimiento fuera de horarios laborales, o sea, sin afectar la reactivación económica ni la productividad, se pueden aplicar medidas que ataquen las áreas de mayor incidencia de contagio y eso solo puede hacerse con restricciones de movilidad durante determinados horarios que es cuando se llevan a cabo las francachelas.

Y como se trata de la buena salud y defensa de la vida de las personas, tomar ese tipo de decisiones por parte de instancia de gobierno, de ninguna manera pueden ser consideradas como imposiciones, ya que son en todo caso una ayudadita cuando hay ausencia de responsabilidad social.

Y el antecedente más evidente que señala la necesidad entrarle a ese torito es la información del director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, Gerardo Álvarez Hernández, al detallar las señales de repunte de COVID-19 en Sonora, entre las que desataca el aumento en el porcentaje de positividad en muestras de hisopado faríngeo y nasofaríngeo, que han sido procesadas y la tendencia de la letalidad por esta enfermedad que se ha duplicado en las últimas semanas.

Así las cosas, no hay que descartar que a partir del próximo lunes nuestra entidad regrese al color naranja del semáforo epidemiológico y que para mediados de noviembre andemos en el color rojo, en el marco de un proceso similar al de la primera ola que pegó a Sonora de forma tardía respecto a otras regiones del país y que en la segunda avizora repetirse dicha tendencia.

Lo cierto es que si una gran mayoría hubiera hecho caso a recomendaciones de cuidado el rebrote no existiera y hasta ya estuviéramos en verde, pero como el hubiera no existe, ahora es menester hacer lo que no se hizo en meses pasados sin necesidad del cierre total de comercios ni de lugares de trabajo, siempre y cuando se refuercen protocolos sanitarios y se aplique una estrategia en contra de la realización de reuniones masivas y pachangas y la libre circulación vehicular que las propician.

Al menos en estos tiempos de pandemia hay espacio para reportar buenas noticias desde el ámbito educativo, en donde ya con varios meses en procesos enseñanza-aprendizaje de forma virtual y a distancia, los saldos que reporta el titular de la SEC, Víctor Guerrero, no pueden ser más positivos.

Mediante el uso de nuevas metodologías que ofrecen plataformas tecnológicas para la educación en tiempos de pandemia, la niñez y juventud se preparan para el futuro sin riesgos para ellos o sus familias, situación que a como se ven las cosas, podrían prolongarse durante todo el ciclo escolar, sin que sin embargo, afecten el privilegiado lugar que ocupa la entidad en aprovechamiento ni a la estrategia para abatir el rezago educativo.

Por lo pronto, se consolida la adaptación de estudiantes y sus familias a la nueva forma de tomar sus clases, lo cual no es cualquier cosa pero que resulta obligado ante la amenaza del cruel y despiadado virus y sus secuelas, que al menos en el sector educativo se enfrenta con buenos resultados.

Por lo demás, se escuchó como una muy buena advertencia la declaración del titular de la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Electorales del Estado de Sonora, Daniel Núñez Santos, respecto a que hay investigaciones en proceso sobre presuntas conductas delictivas de gandallas que pretenden sacar ventaja de lagunas jurídicas.

“Nos mantendremos atentos para sancionar las conductas que más se denuncian en el Estado, entre las que se encuentran la retención de credenciales de elector, el desvío de recursos públicos para apoyar partidos políticos y candidatos, el uso electoral de programas sociales y la compra y coacción del voto”, aunque se nos hace que le faltó aludir a la intensa promoción de posicionamiento de partidos y candidatos, que si bien no enmarcan en la tipificación de delitos electorales, obvio que se trata de campañas adelantadas y activismo para obtener votos.

Y de reconocerse la aportación a la cultura popular y para conocimiento ciudadano del diputado Carlos Navarrete, quien en su propuesta de reforma para que el ISAF pueda realizar auditorías en tiempo real sin que lo tenga que solicitar el ente fiscalizable, puso en evidencia el atascadero del ejercicio presupuestal de los municipios de Cananea, Agua Prieta y Naco.

Dio a conocer que sin mayores efectos, en el Ayuntamiento de Agua Prieta hay 465 plazas cuando en su presupuesto están autorizadas 244, y ese incremento de 221 plazas representa un 90 por ciento más de las presupuestadas.

El municipio de Naco tiene el 25 por ciento del presupuesto observado, lo que refleja un desorden administrativo significativo, ya que realizan adquisiciones con un sobreprecio de 21 por ciento, es decir, se favorece a proveedores con recursos públicos que nunca debieron haber obtenido.

Y en el caso del Ayuntamiento de Cananea solo fueron solventadas siete de las 70 observaciones a su cuenta pública 2019, además de registrar irregularidades e inconsistencias en el 20 por ciento del total de su presupuesto, que incluyen egresos sin comprobación, con comprobantes cancelados en el SAT y un gran volumen de facturas de la empresa del esposo de la Síndico Municipal, sobrinos del alcalde, entre otros familiares de funcionarios públicos.

En algunas ocasiones hemos cuestionado el a veces simplismo legislativo del actual presidente del Congreso del Estado, pero en esta ocasión dio en el clavo y solo queda por ver cuál será la reacción de Eduardo Quiroga Jiménez, Jesús Alfonso Montaño y Andrea Celeste Ramos, munícipes de Canapas, Agua Prieta y Naco.

@Samvalor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *