fbpx
  • lun. Dic 6th, 2021

Mucho qué hacer en Guaymas

Oct 30, 2020

+ El arrecife artificial resume unidad de turisteros; vuelve a la vida emblemático astillero guaymense; la SEMAR atrae mucho empleo; Marín: “la izquierda está dividida”; se destapan Alonso Arriola y Francisco Sánchez en el PAN; el Verde quiere a Guaymas, pero para regalarlo; Canaco, otra vez en el tobogán

Guaymas, Son.- Varias cosas positivas surgieron para Guaymas y Empalme con la visita de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Entregó becas, sin las cuales muchos pequeños o jóvenes no podrían seguir en la escuela; alimentos, porque no debemos ser tan injustos olvidando a los que menos tienen solo porque tenemos nuestra despensa llena; material de construcción, para quienes viven casi a la intemperie.

Pero hay que enseñar a pescar, no solo llevar peces. Siempre se trabaja con lo que hay y los guaymenses confirmamos que aquí hay mucho con qué trabajar. El primer paso de la gobernadora fue formalizar un convenio entre la Universidad Tecnológica de Guaymas y el Instituto de Capacitación para el Trabajo, que ayudará la gente a aprender oficios al mismo tiempo que sigue una carrera técnica o profesional.

No se dejó de pensar que los titulares de la UTG y el ICATSON tienen una hoja de servicios atractiva, lo cual suma puntos a su imagen como cartas fuertes para lo que viene en 2021.

Porque Javier Carrizales, de reconocida formación profesional, está en mente de quienes resuelven en el PRI; ni se diga José Luis Castillo, quien atrajo gloria al deporte mexicano y puso en alto en el mundo el nombre de su Empalme querido.

Luego, la gobernadora Pavlovich fue a supervisar el proyecto emprendido al lado de empresarios de San Carlos, del arrecife artificial en el que se convertirá el veterano buque de mil batallas “Santos Degollado”, que en diciembre iniciará su última misión: será un santuario para la flora y fauna marina.

El gasto para acondicionar el casi octogenario buque, lo hacen la Oficina de Convenciones y Visitantes y el Estado. Se sumó con tecnología y mano de obra la Secretaría de Marina, por eso abaratan costos.

No hubo que ir lejos para ejecutar la tarea: la gobernadora gestionó hace tiempo la recuperación de viejas instalaciones en el olvidado barrio bravo de Punta de Arena.

El astillero Construcciones Navales de Guaymas se reactivó y ya genera empleo. En par de años serían casi dos mil entre directos e indirectos, como fue en el pasado, cuando se botaban naves de alto calado que circunnavegaron el mundo.

Muy buena explicación de mandos navales encabezados por el vicealmirante Jorge Tress Zilly, comandante de la IV Región Naval, caballero de uniforme y hombre de armas, quien entiende la importancia de apoyar como instancia de elevada influencia que es la Semar, al lugar donde operan.

Sépase que esa Secretaría en Guaymas genera muchos empleos en su representación armada, que van desde su comandancia, Base Aeronaval y Batallón de Infantería, hasta su Hospital y astillero.

Encantada de estos resúmenes, la alcaldesa Sara Valle, picapiedra también en atraer inversiones, sobre todo del plano federal, ahora que los tiempos no representan bonanza económica y a quien el proyecto de arrecifes le pareció una gran idea, porque “va a ser un atractivo turístico muy importante; ya verán ustedes que junto con los empresarios, la OCV y todos los prestadores de servicios, van hacer de este, un maravilloso lugar para visitar”.

La visita a Guaymas de la señora Pavlovich –ya lleva varias más a otros puntos de la entidad que gobierna con reconocimiento—fue su gira 429 ya en su sexta vuelta por Sonora.

Vino con ella Manuel Puebla, quien por su sensibilidad como secretario de Desarrollo Social, puede ser útil en 2021; Karina Zárate, directora de DIF Sonora, cuadro comprobadamente valioso para estar allí cuando se busque relevo de mandos en la capital sonorense; Luis Núñez sumó acuerdos a favor del turismo, tarea en recuperación que podría sufrir nuevo embate si no hacemos caso a Enrique Claussen cuando advierte que la nueva oleada del coronavirus nos puede golpear, duro, si no atendemos indicaciones del Sector Salud.

TIROS RÁPIDOS

1.- Charlé con Víctor Marín en improvisada mesa de café. El titular de mejora urbana en el municipio me orientó sobre programas de recuperación de infraestructura, más que de nuevas obras, y le dije que eso no era atractivo electoralmente hablando.

Su respuesta me gustó: “No estamos trabajando pensando en lo electoral. Debemos entender que primero está Guaymas y la forma de mejorarlo”.

Pero también es político, por eso le pregunté si piensan en alianza en 2021 y cree que “no habrá alianza, la izquierda está dividida”.

Cerca de allí, la secretaria del PAN estatal, Lizet López, instruía a directivos locales sobre tareas que incluyen consultas sobre alianzas. Y que se manifiestan Alonso Arriola y Francisco Sánchez, ambos ex funcionarios, pidiendo ir solos como partido y jugarse la nominación. Quieren la alcaldía.

Qué ganas de hacer lo mismo sintió Carlos Dueñas, pero el presidente del Comité Municipal calmó sus ansias, obligado como está a mantener el orden hasta terminar los acuerdos estatales que, a su vez, están sujetos a los nacionales.

2.- En Morena parece no haber más para la alcaldía, que el diputado federal Heriberto Aguilar. Hay dudas sobre si la alianza de ese movimiento con el Partido Ecologista traerá problemas, pues el Verde es como la falsa moneda –que de mano en mano va, y con ninguna se queda–, y hay versiones de que exigirá “la plaza” para ofrecerla a un priísta, pues carece de figuras propias.

3.- Da pena saber que la Cámara de Comercio en Guaymas volvió al tobogán desde la muerte de José Ramón Uribe, el reconocido empresario que había resuelto devolverle su nivel.

Uribe había atraído y sumado a más de 150 comerciantes en razón de su capacidad de gestión y sin duda, convencidos de que otros vientos soplarían en el organismo.

Pero no. Se vuelve al marasmo característico y la gente se aleja, junto con la idea de liderazgo que se esperaba en defensa del sector. Su presidente, Mauro Masson, pequeño comerciante de baja mira intelectual y empresarial, ni siquiera tiene clase para presentar al organismo, al que califica como “Micro empresa” en su propia página virtual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *