fbpx
  • lun. Ene 24th, 2022

Científica que hizo posible la vacuna contra Covid fue despreciada por años en Estados Unidos

Dic 27, 2020

Científica que hizo posible la vacuna contra Covid fue despreciada por años en Estados Unidos

#DespiertaSonora

Pensilvania.- La investigación de Katalin Kariko, una científica de origen húngaro, sobre la sustancia ARNm para combatir enfermedades, abrió el camino para desarrollar las vacunas contra el covid-19 de los laboratorios Pfizer/BioNTech y Moderna, pese a que anteriormente su trabajo pionero fue desprestigiado por académicos estadounidenses.

La obsesión de la científica por investigar el ARNm le costó una vez un puesto en la facultad de la Universidad de Pensilvania, que descartó la idea como un callejón sin salida; no obstante, su investigación podría ser lo que ahora salve al mundo de una pandemia de 100 años.

La científica comentó que no estaba acostumbrada a la atención después de trabajar durante años en la oscuridad, pero para ella esto demuestra por qué “es importante que la ciencia deba apoyarse en muchos niveles”.

Kariko, de 65 años, pasó gran parte de la década de 1990 escribiendo solicitudes de subvención para financiar sus investigaciones sobre el “ácido ribonucleico mensajero”, moléculas genéticas que le dicen a las células qué proteínas producir, esenciales para mantener nuestros cuerpos vivos y saludables.

Ella siempre creyó que el ARNm era la clave para tratar enfermedades en las que tener más proteínas del tipo correcto puede ayudar, como en la reparación del cerebro después de un accidente cerebrovascular.

Pero la Universidad de Pensilvania, donde Kariko estaba en camino de obtener una cátedra, decidió desvincularse del proyecto después de que se acumularan los rechazos de subvenciones.

“Estaba lista para un ascenso, y luego me degradaron y esperaban que saliera por la puerta”, dijo Kariko.

Kariko aún no tenía una tarjeta verde para permanecer legalmente en el mercado laboral y necesitaba un trabajo para renovar su visado, además de que no podría enviar a su hija a la universidad sin el considerable descuento para el personal del centro.

Por ello, decidió persistir como investigadora de nivel inferior, arreglándoselas con un salario exiguo, lo que consideró un punto bajo en su vida y carrera.

Contenido de MILENIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *