fbpx
  • vie. Jul 12th, 2024

Agentes de la DEA pudieron infiltrarse en el Cártel de Sinaloa

Feb 18, 2021

#DespiertaSonora

Con la “Operación Cookout”, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) logró la identificación y detención de 35 presuntos criminales, así como de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa que traficaban fentanilo y heroína a Estados Unidos. Además de infiltrarse en el grupo criminal.

Ramiro Ramírez Barreto contaba con un expediente criminal en el que se detalló que tenía el apoyo logístico de varias partes en Asia y en la orilla de la costa del Pacífico mexicano para la distribución y venta de enervantes.

Dicha operación comenzó en 2019, cuando Danielle Dreyer, una agente de la DEA, se infiltró en el Cártel de Sinaloa para que integrantes de la Secretaría de Marina (Semar) y dependencias de Estados Unidos dieran un golpe de 90 millones de dólares al grupo transnacional.

De acuerdo con los informes, la célula criminal realizaba las operaciones a través de mensajes de SMS en los que los sicarios presumían sus ganancias, además de llamadas por celular, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos pudo seguirles la pista.

El golpe

Gracias a labores de inteligencia e intercepción de comunicaciones, así como relaciones de cercanía con mandos de la organización criminal, la agente dio aviso a la Semar para que decomisaran 2.5 toneladas de metanfetamina, además de 100 mil píldoras de fentanilo en costas de Topolobampo, Sinaloa.

Este golpe al narco finalizó con la detención de Ramírez Barreto, quien será sentenciado el próximo 12 de julio. El líder del Cártel de Sinaloa enfrenta una pena mínima obligatoria de 20 años de prisión y una máxima de cadena perpetua.

Con información de Infobae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *