fbpx
  • mié. Ene 19th, 2022

MITAD MONJE Y MITAD SOLDADOS…

ARMANDO VÁSQUEZ A. / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

ME LLAMA LA atención el fenómeno que ocurre alrededor de los liderazgos católicos en este país. 

Hay una serie de luchas que no cuadran o congenian en tiempos.

Por ejemplo, la Iglesia Católica está citando para una magna manifestación a nivel nacional para protestar contra la Suprema Corte de Justicia de la Nación por su dictamen a favor de la promoción del aborto que está programada para el próximo domingo tres de octubre.  https://bit.ly/3zON7h9

¿Ya para qué, si se aprobó?

¿Quieren demostrar músculo cuando los tiempos envían al cajón de los recuerdos ese tipo de demostraciones?, ¿por qué no fue antes?

Pero veamos situaciones más locales.

Monseñor Ruy Rendón hizo un llamado a las huestes católicas luego de la aprobación de los matrimonios igualitarios. https://bit.ly/39OzN1U

Fue a destiempo ¿y ya para qué rasga sus vestiduras?

Lo que me llama la atención en este tipo de liderazgos viejos –que no es lo mismo que viejos liderazgos–, es el hecho de ver un actuar anquilosado que busca causar el menor movimiento de olas posibles toda vez que se puede llegar a algún tipo de negociación de alto rango.

Pero ese pensar es falso, de allí que en estos momentos la Iglesia Católica, por lo menos la que corresponde a los dominios de don Ruy Rendón, se encuentren resquebrajados toda vez que las protestas públicas se realizan mayoritariamente a través de las religiones llamadas cristianas, más que las católicas que tiene un origen malsano, grilleril.

Don Ruy Rendón piensa –y actúa en consecuencia–, que no se debe molestar el pensamiento de la 4T representado por el gobernador Alfonso Durazo, razón por la cual ha disminuido cualquier tipo de apoyo a aquellas congregaciones cristianas no católicas. Es su sentir bajo la premisa de que no pasarán a mayores las disposiciones que atentan contra las familias –promoción del aborto, matrimonios igualitarios, etcétera—orquestadas desde el gobierno federal.

De allí que en primera instancia allá puesto con bola negra y retirado su apoyo a aquellas organizaciones como Pro Vida –que en Sonora maneja Raúl Encinas–, así como a las organizaciones cristianas que dirigen diferentes tipos de pastores.

El arzobispo definió que todo esto que actualmente ocurre de alguna manera pasará y de allí la falta de acción pública en materia de protestas.

La Iglesia Católica en lo general, con sus más de dos mil años de existencia, ha demostrado que con paciencia es posible contratacar y a su vez minimizar todo tipo de peligros que le puedan afectar.

¿Está haciendo bien o está haciendo mal?

Esta pregunta solamente la contestará el tiempo, pero, sin embargo, cuando emprende una acción suele ocurrir que requiere el permiso del papado. Manejan pues sus propios tiempos, tal vez por eso existe la tendencia a pensar que siempre actúa a destiempo.

Todos sabemos que existe una concepción doctrinal católica en torno a sacerdotes y todos aquellos engranados en la organización que se denomina: obediencia ciega y permanente.

Esto ha orillado a la conformación dentro de la misma IC a una serie de protestas y con ello al nacimiento de corrientes paralelas que devengan en contra del catolicismo como en su momento ocurrió con Lutero y actualmente con otras tendencias como la Teología de la Liberación –todo jesuita es revolucionario–, que sigue siendo una polémica de estudio y tolerancia dentro del esquema estructural eclesiástico. 

Sin embargo y a diferencia de otros tiempos, lo que la jerarquía de la Iglesia Católica muestra en estos momentos es miedo. Saben muy bien lo que es el poder del adoctrinamiento.

México lo ha demostrado con su guerra cristera cuya semilla sirvió a los movimientos que actualmente prevalecen e incrustados en movimientos secretos y reservados como el Yunque, entre otros.

Los tipos que vinieron del movimiento Vox de España –y al que tanto atacaron los izquierdistas–, saben muy bien que dejaron y sembraron en México una semilla de discordia que se convertirá en violencia en el corto plazo.

Su adoctrinamiento, que en estos momentos realizan en México, vino a despertar a otro tipo de tigres que ya existían en el país –sobre todo en Guadalajara–, que, aunque dormidos, allí persisten. A esto le tiene miedo la Iglesia Católica que sabe muy bien que nada detendrá a quienes manejan la consigna de “Dios y Patria”.

Justificable o no, es un hecho que vivimos en estos momentos, aunque no se vean a los integrantes de esta nueva corriente que tiene como fervor verdadero la lucha por un México donde el comunismo es lo que hay que combatir y la religión católica el derecho mexicano que se debe proteger bajo el amparo de la Virgen de Guadalupe.

Vuelve a prevalecer aquello de que “mitad monje y mitad soldado”.

También Amlo tiene ese resquemor, recelo o miedo a este tipo de lucha sorda a la que cataloga de fanatismo y ultraderecha pues sabe muy que las herramientas para combatirlas son insuficientes y los objetivos que manejan esos grupos son de corto plazo.

Por eso no se sorprenda cuando, en una de estas, veamos un accionar violento. No hay que ser muy duchos para entender esto.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                              

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com    Twitter: @Archivoconfiden                                   

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *