fbpx
  • mar. Jun 28th, 2022

ARCHIVO CONFIDENCIAL

Dic 8, 2021

SAN CARLOS, MUNICIPIO 73

ARMANDO VÁSQUEZ A. / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

TIENE RAZÓN EL COLEGA Jesús Villegas cuando pone en la mesa de la discusión la necesidad de que San Carlos, que es una comisaría de Guaymas, se conforme en el municipio número 73 de Sonora. https://bit.ly/3owTrax

Tiene todo para que se justifique, sería un municipio pequeño enfocado en la inmobiliaria, turismo, gastronomía y que, al no depender de los problemas de Guaymas que ya va para unas 8 administraciones que son un desastre, se constituiría en un órgano poblacional que bien pudiera desarrollarse mucho más.

Hace tres días, los medios informativos The Arizona Daily Star y KJZZ’s Fronteras, manejaron un video reportaje en el cual establecían la gran problemática que padecen Guaymas como capital y San Carlos como comisaría, del problema del drenaje lo cual resultó sumamente preocupante. Fue muy profesional el trabajo desarrollado. https://bit.ly/3rLZH0u

Jesús Villegas, así como gran cantidad de reconocidos periodistas, son guaymenses. Es un detalle que le corresponde llevar al pleno, al diputado Sebastián Antonio Orduño Fragoza, titular del distrito  13.

El hecho es que San Carlos entra en la bolsa de necesidades que la titularidad del municipio se les dificulta atender, pero hay que tomar en cuenta que por la gente que le habita se pudiera sostener económicamente en base a la facultad del pago de impuestos municipales. Pero…

Al respecto, la situación es difícil, pues según el trabajo de investigación elevado a tesis doctoral realiza por el doctor Jesús García Manjarrez, mi amigo que egresó junto conmigo del ISAP y quien maneja uno de los principales despachos de contadores en Guaymas, la problemática en San Carlos radica en la dificultad para exponenciar el cobro de los prediales y demás impuestos municipales pues los propietarios –gringos, canadienses y de otras partes del mundo–, radica en que la compra de sus bienes se realizó mediante la creación de fideicomisos o con prestanombres.

Es lo que obliga la ley federal de adquisición de bienes de extranjeros en terreno mexicano. Y no pagan impuestos al no considerar justo que no se atiendan –o bien, sea muy difícil–, que atiendan la problemática del lugar por parte de la autoridad municipal.

Sin embargo, hay una brecha amplia de esos propietarios para cumplir con su obligación de pago de impuestos. El problema es que no se ven reflejados adecuadamente en sus calles y demás servicios a los que tienen derecho porque pagan impuestos, pero al ser extranjeros, simplemente no se les respeta pues la cabecera absorbe todos los ingresos y los destina a sus prontas necesidades.

Inclusive son tipos que por su solvencia económica están dispuestos a pagarlos por adelantado pues convertidos a dólares no son nada para ellos, pero para el municipio sí. Pero hay una detente, un impedimento, ya muy estudiado que no les permite estar acorde con la petición municipal y que se extiende a los negocios que poseen. Son de pensamiento gringo y europeo, pues.

Tiene San Carlos varias peculiaridades muy importantes. La principal es el factor inmobiliario pues hay miles de personas en el mundo que quieren una propiedad allí.

Nada tiene que ver con aquel intento de conformar en municipio el poblado Miguel Alemán en tiempos de Pancho Búrquez (allá por el 2001-2), que curiosamente, al momento de la discusión en el Congreso del Estado, quienes encabezaban esta lucha, panistas, decidieron echarse para atrás y el tema no se tocó. Eran aquellos tiempos en que no querían que se construyera el acueducto para surtir de agua potable, mediante la desalinización de agua de mar, proveniente de Bahía Kino.

Fue un algo sumamente complicado pues en ese tiempo, el entonces gobernador Armando López Nogales no tuvo los tamaños suficientes para defender ese proyecto que, además de asegurar el agua para Hermosillo –y con ello evitar el posterior acueducto de Guillermo Padrés, de lo cual ni idea se tenía entonces–, conllevaría a la recuperación del valle de la costa que serían miles de hectáreas para siembra y constituir entre Hermosillo y el poblado la construcción del más grande jamás visto, parque industrial. Pero ese es otro tema.

Quienes también analizaron la situación se focalizaron en que sería imposible que el poblado Miguel Alemán se convirtiera en municipio debido a que sus poco más de cincuenta mil habitantes no contaban con la capacidad económica de sostenimiento y el cobro a los dueños de campos agrícolas sería insuficiente al pertenecer su pago de impuestos prediales al rubro denominado rural que es dos terceras partes menos caro que el predial urbano. Y, se cayó el proyecto que nadie más vino a recoger e impulsar.

Pero en el caso de Guaymas la situación es diferente.

San Carlos cuenta con una población de casi tres mil habitantes, de los cuales un quince por ciento se conforma por extranjeros. Cuenta con una tasa de analfabetismo del .40, casi nada. Con un grado de educación generalizado de primero de prepa. El sector indígena lo representa el uno por ciento.

Cuentan los pobladores de San Carlos, con casi el 100 por ciento de sus casas con internet, agua potable y drenaje, energía eléctrica, celular, automóvil, lavadora, refrigerador, TV, radio. https://bit.ly/3EC0rIS

Incluso, hasta el 2020, se contabilizaban el número de bebés en 150, los jóvenes de 6-14 años en 240, adultos (15-59 años), mil 300 y ancianos, 800.

Dos marinas abarcan 700 espacios para embarcaciones, hay más de un centenar entre hoteles, restaurantes, antros, que atienden a poco más de medio millón de turistas entre marzo y octubre –la temporada baja se da entre el 15 de noviembre y 30 de diciembre–, así como cinco playas y una decena de lugares turísticos.

San Carlos, per se, es toda una industria que bien vale la pena convertirse en municipio. ¿Hay algún sonorense que no sueñe con una casa en San Carlos, así sea chiquita?

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                       

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                            

Twitter: @Archivoconfiden                                                                                   

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×