fbpx
  • mar. Jun 28th, 2022

EL TRAMO DE LA VERGÜENZA CARRETERA INTERNACIONAL DE SONORA

Dic 21, 2021

DR. RAÚL HÉCTOR CAMPA GARCÍA

“Porque no engraso los ejes me llaman abandonao, si a mí me gusta que suenen pa’ que los quiero engrasar…” Atahualpa Yupanqui Poeta, escritor y cantautor. (Argentina. 1908- Francia, 1992).

“A los políticos en hacer obras, mucho les sobra”

#DESPIERTASONORA

El sistema carretero federal mexicano, si bien es cierto, ha ido mejorando a paso lento en algunos Estados, y en otros en forma “rápida”, desde los años sesenta a las fechas. Cuando me fui a la universidad, fuera del Estado de Sonora, a la edad de 18 años, me asombraba de las ya existentes carreteras de 4 carriles (autopistas: Carreteras con varios carriles para cada dirección separados por una mediana, sin cruces a nivel, con pendientes limitadas y con curvas muy amplias, lo que permite la circulación a gran velocidad).

¡Cómo no se iba asombrar un “provinciano” de una pequeña ciudad de un Estado todavía, del México bronco! Al ver aquellas modernas autopistas de esa época (1969), a través de la ventana de un autotransporte de pasajeros; ejemplo la carretera México- Puebla, entre otras del bajío y del noreste del País.

Mientras en Sonora, atravesaba el Estado una carretera de doble carril con un acotamiento (en partes) de un metro, que no daba el ancho, ni para estacionar un carro compacto y menos un tráiler. En el Sexenio del gobernador Rodolfo Félix Valdés (aunque nacido en Nacozari de García, Son., que llegó al gobierno del Estado “apapuchi, montado en el arcaico PRIosaurio y actual huesario”), se inauguró la carretera de cuatro carriles; claro, obra hecha con recursos de la federación a través de CAPUFE y garantizar (por ésta dependencia) su mantenimiento y cobro “al libre tránsito” – que si se cobra, no es libre.

Algo se avanzó en el sistema carretero en el Estado, para mejorar la seguridad de los usuarios, automovilistas y transportistas de carga y pasajeros. Aun así, en comparación con otras carreteras federales, la de Sonora daba mucho que desear.

El 16 de marzo del 2015, en un artículo (Infocajeme.com): “Carretera Internacional o vereda de la cruces” (por no decir, de la muerte); en un fragmento de ese escrito comenté, entre otros datos, lo siguiente: “… la mayoría que hacemos uso de estas vías de comunicación, quizás no nos pese que nos cobren, si estas son seguras, bien conservadas, no tengan baches, que cuenten con áreas de descanso dignas y funcionales acotamientos”. Aunque no estaba terminada la actual vía de 4 carriles con cemento hidráulico, se inauguraba en partes (Calderón – Padrés – tramo Navojoa-Obregón, etc., aunque en ese sexenio no estaba terminaba; la obra concluyó al término del sexenio pasado, de la gobernadora Pavlovich, pero quedó casi terminada, por algunos tramos inconclusos). Apuntaba (en otro fragmento en ese 2015): “…Desgraciadamente en el Estado de Sonora, la carretera internacional, donde está el límite con Sinaloa…tal parece que esta vía de comunicación es una vereda… su estado está muy deteriorado”. En partes en donde todavía no se reconstruía la carretera,  en esa época, con cemento hidráulico, como está actualmente.

Ahora (domingo 19 de diciembre del 2021), está casi concluida esta obra federal, que desde hace más de 44 años he transitado en automóvil particular, para dirigirme principalmente a Sinaloa y Jalisco. Digo casi terminada, porque existe un tramo de 300 o 400 metros antes de llegar al límite de la parte sur de Sonora, que colinda con Sinaloa; donde se encuentra la revisión fitosanitaria; en Estación Don (que por cierto ya reconstruyeron un MUY deteriorado tramo en el área de las revisiones);  pero falta aquello metros de carretera.

Han pasado más de 5 sexenios (Beltrones, López Nogales, Bours, Padrés y Pavlovich), y ese “tramito jodido”, a los Sonorenses no da “vergüenza” ajena; no solo con nuestros vecinos sinaloenses, que dando el brinquito al “Bienvenidos a Sinaloa”, se nota la diferencia en la pavimentación; sino también con los visitantes que llegan a nuestro Estado de otras regiones.

No solo son esos casi 400 metros (tramo de la vergüenza), “dignos para que transiten carretas jaladas por bueyes”, tramos desdeñados (no sé si a propósito, o para otros, “pequeños depósitos”) por “ídem” (por el último animalito) funcionarios, que “se han olvidado” en concluir ese vergonzoso pedazo.

 Ese tramo ¿Será tierra de nadie? ¿Ni de Sonora, ni de Sinaloa? Aunque esté en la parte de Sonora. ¿O es pedazo de una obra inconclusa desde anteriores sexenios, para que algún funcionario o político, algo le toque en cada año de Hidalgo? “Chin… güente”, el que deje algo. Cómo Layin el ratero poquitero… “aunque sea poquito”.

 Quizás crucen de lado a lado – de los ejidos- carretas jaladas por caballos, burros y uno que otro buey, sin engrasar los ejes de sus carretas. Tal vez ha habido ejes de tracto camiones, camiones y amortiguadores de automóviles, que se han descompuestos por caer en baches o casi “socavoncitos” por lo mal del caminito de arrieros y no de “traileros”.

A esto se agrega el transexenal problema de la toma de la carretera en “territorio semiautónomo” de la etnia yaqui, que ha generado problemas al libre tránsito, principalmente con los transportista y algunos automovilistas. Conflicto que ha servido clientelarmente a políticos y a una “contemplación tolerante” de las autoridades gubernamentales. Quizás los Yaquis desean ser un Estado dentro de otro estado; tal como el Vaticano en Roma Italia. Guardando las proporciones. Ya extienden “pasaportes” para pasar al Reino Yaqui.

La ciudadanía queremos: “Andar y andar los caminos, sin baches que nos entretengan…” Y en Ciudad Obregón,… también.

“A los políticos haciendo obras, la lana les sobra y si no hacen obras, más les sobra”. Por eso, algunos no hacen nada.

Dr. Raúl Héctor Campa García.

raulhcampag@hotamil.com @RaulHectorCampa1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×