fbpx
  • sáb. Jul 2nd, 2022

ARCHIVO CONFIDENCIAL

Ene 14, 2022

HERMOSILLO, TOÑO Y SUS LÍDERES EMPRESARIALES

ARMANDO VÁSQUEZ A. / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Hubo una época en el Hermosillo de hará escasas tres o cuatro décadas en el que el tejido empresarial alcanzaba para mantener la seguridad, empleo, productividad, la armonización con el área gubernamental, la prosperidad y planeación visionaria, el apoyo a quienes menos tienen –vía filantropía, becas de estudio, asistencia gratuita en diferentes modalidades–, y sobre todo el cuidado e impulso de cualquier empresa del tamaño que fuera.

Había acuerdos específicos.

Su huella allí está. La lista era extensa pues la mayoría –si no es que todos–, han fallecido: Los Fernández, Gutiérrez, Mazón, Camou, Gándara, Salido, Tonella, Valenzuela, Escalante, Jhonson, y podemos mencionar muchos más que lograron dejar un legado. Todos ellos fueron líderes naturales porque manejaban una filosofía propositiva que venía del esfuerzo proveniente de su trabajo y con antecedentes en sus padres quienes llegaron, en algunos casos, de otros países.

Hubo un lapso entre 1975 y 1995 en el cual dichos liderazgos lograron en Hermosillo establecer un modelo en el que sí, había fuertes roces, pero al final del día llegaban a establecer negociaciones y arreglaban sus problemáticas y por encima de ellos y sus pleitos, sobresalía el pensamiento de no dañar a la sociedad. Al contrario, impulsarla.

De alguna manera sostenían las costumbres y tradiciones que se reflejaban al interior de las familias hermosillenses. A los años, los tacharon de rancios, de conservadores religiosos, pero de alguna manera sostenían un modelo de comportamiento social.

A diferencia de otros municipios el clasismo acendrado como el de Obregón donde el apellido lo es todo, aquí en Hermosillo, esa tradición fue más laxa pues el matrimonio entre los considerados de la alta sociedad era entre ellos o bien, con extranjeros. Lo curioso es que los empresarios capitalinos no perdieron piso en su gran mayoría pues los empleados, amigos y familiares les bajaban las ínfulas de grandeza. 

Y esto se entendía, no como lo odioso que fueron y son los empresarios de Nogales y Guaymas quienes son los tipos más difíciles de tratar pues se creen hechos a mano y con hilo de oro.

Usted, estimado lector, en Hermosillo posiblemente en algún momento de su vida salude a alguno de los multimillonarios hijos de padres nacidos en la capital y ellos le regresarán ese saludo. Es lo común. No así con aquellos, como los Castelo, que no se aguantan de prepotentes por más ricos que sean, pero vienen de Cajeme.

Con esta introducción voy a dos puntos que considero importantes:

1.- El alcalde de Hermosillo, el guaymense Antonio Astiazarán, un hombre muy inteligente, es un desconocedor del pensamiento empresarial del borroso legado que dejaron los entonces jefes.

Piensa, porque hasta el momento lo han demostrado sus decisiones, que teniendo una ciudad maravillosa, sin baches, con una recolección de basura adecuada y cumplir con todo el servicio público necesario, (incluyendo promoción económica), con eso va a lograr que los grandes capitales financieros de alguna manera lo van a apoyar en su futuro político. Eso es un error de su parte pues no deja de ser empleado.

Debe entender que las familias ricas ricas de Hermosillo solicitan tres puntos:

a).- Seguridad en las calles, de allí que los multimillonarios como la familia Coppel vivan en esta ciudad.

b).- Capacidad de picaporte, es decir, de tener acceso directo a sus opiniones lo cual en este momento no ocurre pues la puerta está cerrada por desconocimiento de quien es quien de parte del guaymense y

c).- Que deje de golpear a la Iglesia Católica, que a lo mejor ni sabe que lo está haciendo, pero está ocurriendo.

Del empleo ellos se encargan sin necesidad de que se los digan. Salud, pues es cosa de gobierno estatal sobre todo, que no se vea tanto indigente pues es un programa que viene de tiempos del Maloro y a Celida López no le importó.

2.- Pero también ocurre un detalle curioso: Los actuales líderes de las organizaciones empresariales perdieron de alguna manera la filosofía de los viejos, de un Faustino Fernández Aguilar quien pugnaba a nivel nacional la implementación del impuesto cero para todas aquellas empresas nacientes tal y como le hicieron en la Italia de la pos segunda guerra mundial para generar la conformación de empresas menores de veinte empleados.

Faustino, desde Coparmex Sonora Norte fue quien impuso un nuevo modelo de interacción electoral que al tiempo llevó a Francisco Búrquez a ser alcalde de Hermosillo. Don Enrique Mazón fue durante muchos años el administrativo de la Iglesia Católica capitalina, una organización que a la fecha es la que sostiene el cerco de la falta de atención gubernamental al sector social. Creó una tendencia que los actuales similares conservan, aunque con menor ímpetu, desgraciadamente.

3.- Los empresarios de aquel entonces conformaban puentes con los diferentes poderes fácticos –salvo carteles, de allí que se adoptó entonces y funciona en algunos fraccionamientos de primer nivel hoy, que se debe investigar al futuro comprador de vivienda y tener algunos avales de vecinos, aunque claro, luego del 85 empezó a decaer esta “política” proteccionista pues tales conglomerados estaban construidos para el casamiento de los hijos entre vecinos–, de tal manera que, por ejemplo, si la autoridad limitaba el crecimiento empresarial se lo hacían saber.

Hoy es diferente. Antonio Astiazarán, a lo mejor no lo sepa, pero no deja de golpear a los pequeños empresarios, a los profesionistas que tienen una oficina donde les cobran, nada más por consumo de agua, 500 pesos mensuales y si no paga a tiempo, le suben el pago a 900 pesos de manera continua.

¿Y los nuevos líderes de las cámaras empresariales?… muy ocupados. Olvidados del aspecto social que arropa a las Pymes y que no le hablan al alcalde para decirle que le baje una rayita a su política recaudatoria, por lo menos en el costo del consumo de agua, cuya acción pujante sería apoyarles tal y como hacían los jefes o liderazgos de antes.

Todo indica que hoy a los jefes de las cámaras les vale madre, al igual que al mismo alcalde quien de seguro desconoce la historia de lucha de los entonces líderes empresariales. El tema da para más, pero todo en su momento.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                                   

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                                        

Twitter: @Archivoconfiden                                                                                               

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×