fbpx
  • sáb. May 21st, 2022

Tres periodistas asesinados en 23 días. 148, desde 2000. Y el reclamo sigue: justicia

Ene 26, 2022

#DESPIERTASONORA

Cientos de periodistas salieron a las calles de al menos 38 ciudades del país para exigir justicia ante los asesinatos de Lourdes Maldonado, Margarito Martínez Esquivel y José Luis Gamboa. Tres homicidios ocurridos con días de diferencia y que se suman a los de otros 148 comunicadores que han perdido la vida desde el año 2000, en donde la constante tiene nombre: impunidad.

Las cifras que aportan organizaciones internacionales dan precisamente cuenta de la falta de justicia en los crímenes que se cometen contra el gremio periodístico. Reporteros Sin Fronteras destaca que en México la impunidad es casi total pues entre el 95 y 99 por ciento de los asesinatos de periodistas el autor intelectual queda libre.

Leopoldo Maldonado, director regional de Artículo 19, explicó que a la violencia contra periodistas le acompaña la impunidad que es casi absoluta en el país. Al respecto, señaló que “la impunidad es un problema de Estado y no solo de una dependencia, en donde hay una serie de responsabilidades que no se están asumiendo a nivel institucional”.

“La impunidad tiene como telón de fondo el interés político en mantener sin castigo los crímenes contra la prensa”, destacó el activista.

El representante del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), Jan Albert Hootsen, y Balbina Flores, de Reporteros sin Fronteras en México (RSF), consideraron en entrevistas por separado con SinEmbargo que la impunidad es el factor que incentiva estos crímenes porque el mensaje que se envía es que cualquier persona que quiera matar a una periodista como Lourdes lo puede hacer con muy pocas consecuencias.

“Mientras la impunidad prevalezca en los asesinatos de periodistas, es decir, que no se lleve a los tribunales y a sentenciar a los autores materiales e intelectuales, pues el mensaje es que esto puede seguir pasando”, dijo Flores Mendoza en entrevista con SinEmbargo.

En ese sentido, Albert Hootsen citó las propias cifras con las que cuenta el Gobierno: “No podemos tampoco desligar el hecho de que los niveles de impunidad no han bajado durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador. La propia Secretaría de Gobernación la semana pasada nos ofreció cifras señalando que al menos el 91 por ciento de los asesinatos de periodistas que ocurrieron durante el Gobierno de López Obrador están quedando en completa impunidad y la impunidad es el factor que determina todo”.

El director de Artículo 19 abundó a su vez que otro elemento adicional que ha crecido en los últimos años, y que se podría considerar como aliciente, es la descalificación permanente de la prensa desde el poder público de todos los niveles. “No es una cuestión sólo de un personaje o un jefe público, como en el caso del Presidente, sino que ya es una conducta recurrente en los titulares de los poderes ejecutivos estatales, municipales y legisladores”.

En los asesinatos contra periodistas, las organizaciones que documentan las agresiones han encontrado —tras analizar, recabar información y testimonios— un posible vínculo entre crimen organizado y autoridades.

“Cuando cometen este tipo de agresiones contra la prensa (los perpetradores) no lo cometen al margen de las autoridades, lo comenten con algún nivel de complicidad, ya sea directa o por la omisión en la que incurren las autoridades investigadoras que no llegan a esclarecer los hechos ni a sancionar a los responsables”, dijo Leopoldo Maldonado.

México terminó el 2021 con la nada honrosa distinción de ser el país más peligroso para los periodistas, con siete comunicadores asesinados. Fue el tercer año consecutivo en que la nación es catalogada como un lugar peligroso para ejercer el periodismo. Tan sólo en enero, tres comunicadores más han sido asesinados. Los nombres de Lourdes Maldonado, Margarito Martínez Esquivel y José Luis Gamboa se suman a la lista de Artículo 19 de 148 comunicadores que han perdido la vida desde el año 2000 por posible vínculo con su labor.

“México es uno de los países más letales en contra de la prensa por encima de países en guerra. El nivel de violencia que están viviendo las y los periodistas en el país es inaceptable si se quiere avanzar a una verdadera democracia”, advirtió Leopoldo Maldonado.

El país ocupa además el puesto 143 entre 180 países en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa 2021 de Reporteros Sin Fronteras. En los últimos cinco años, al menos 47 periodistas han sido asesinados en México en relación con su trabajo periodístico, según las mismas cifras.

Los datos del CPJ apuntan a su vez que en lo que va del actual Gobierno, desde diciembre de 2018, hay al menos 32 informadores asesinados y 15 desaparecidos. La información aportada por esta organización indica que, en los últimos cinco años, a 10 periodistas que tenían algún tipo de protección les ha sido arrebatada la vida.

Balbina Flores destacó que otro factor es que los mecanismos de protección no han sido capaces hasta este momento de garantizar la seguridad del gremio.

“Con esto no quiero decir que los mecanismos realmente no han salvado vidas: sí lo han hecho hay 1500 personas bajo su protección, pero también es cierto que falta muchísimo por hacer, por ser más eficiente y reforzar más su equipo operativo de comunicación interna”.

Contenido de SINEMBARGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×