fbpx
  • lun. May 23rd, 2022

ARCHIVO CONFIDENCIAL

Feb 11, 2022

CULTURA VS CRIMEN ORGANIZADO

ARMANDO VÁSQUEZ A. / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

AHORA QUE EL Presidente está en Sonora, bien valdría la pena resaltar el tema de la cultura sobre todo en Ciudad Obregón donde sabemos que existe un solo parque industrial lo que limita la inversión, municipio en el cual los ojos del mundo están puestos pues la colocan como uno de los lugares más peligrosos del mundo lo cual no es para nada tema de orgullo, pero obligado siempre, así como el calor en Hermosillo.

Hemos leído cómo los obregonenses quieren abandonar su municipio ante la inseguridad perenne  https://bit.ly/3BfnCI9 que por más mesas de seguridad que se establezcan no repercute en la percepción persistente pues la noticia es siempre a quien asesinaron, de cuál colonia o de qué familia procedía.

Y Obregón es una ciudad entre chica y mediana, difícil de ubicar con sus 433 mil almas. Una tercera parte de Hermosillo. Pero que, a diferencia de la capital, sus eventos culturales tienen otras repercusiones pues no se pierden, al momento en que se comentan y algo positivo dejan, sobre todo en materia de orgullo. 

Lo curioso es que dicha ciudad tan golpeada aceleró su crecimiento emocional, de tal manera que la sensibilidad social que en estos momentos viven es tal que las características propias emergen y se equiparan de aquellas consideradas y que se viven en metrópolis que rebasan los tres o cuatro millones de habitantes.

La transformación de Ciudad Obregón en esta materia cuentan con un alto grado de sufrimiento, que, si fuera un ser humano, estaría en un período de depresión producto de un desquiciamiento mental cuya vivencia en la incertidumbre les obliga a tomar medidas más allá de los parámetros normales al estar sentenciados en un ambiente contrario a la armonía y buen vivir.

Si se quiere cambiar el aspecto mental de una ciudad se debe recurrir a los tanatólogos que manejan este rubro para desarrollar una estrategia global que permita hacer un alto en esta vorágine y en consecuencia actuar y tomar medidas que regresen los sentimientos de orgullo, pertenencia y disposición de la población para salir del bache en el que se encuentra este municipio. Hay especialistas en este tema.

¿Y sabe usted qué es lo primero que recomiendan este tipo de especialistas?… exacto, amplificar el aspecto cultural. El mismo que obliga a la generación de interacción vecinal como una primera medida y que abunda cuando establece la necesidad de crear aspectos como la solidaridad, preocupación del prójimo y sobre todo, a regenerar las interrelaciones humanas en el barrio.

El factor trascendental en este apartado es la consecución de eventos culturales, de allí que el primer paso para combatir el alto índice delincuencial sea conformar botones poblacionales que abran cancha por salud mental de lugares como Cócorit que por más que la mafia ha querido destrozar no ha podido. Sus costumbres están muy arraigadas.

Es que una ciudad sitiada como Obregón sufre el síndrome que emplearon los nazis cuando se trataba de conquistarla y que significaba el robo de lo que les daba su identidad, que era su cultura, de allí los robos que hacían de su arte, estatuas, pinturas, como primer objetivo de conquista. Quitarles su identidad como pueblo.

Lo mismo pretenden hacer quienes ordenan los asesinatos todos los días en Obregón, aunque de manera básica, sin querer queriendo, entrando en terrenos en los que pretenden inculcar a la ciudad su malosa personalidad, arrollando con todo lo que les define como sociedad, estableciendo modelo significantes metodologías sobre quiénes son los dueños y todo lo pueden.

¿Desde cuándo no tienen un certamen de belleza?, ¿cuántos años tienen sin festejar a su santo patrono?, ¿y en torno a festejos municipales que han dejado de existir?, ¿y los años que han dejado los obregonenses de sentirse orgullosos de lo que representan?

Y en este contexto, quienes han conseguido descarrilar a Obregón el sentimiento poblacional, saben a la perfección que no hay mal que dure cien años, por un lado, y tampoco habitantes que lo soporten.

Requieren los malandros para apoderarse de la población en general, cooptar cualquier indicio que conlleve un tufo de pertenencia, de solidaridad inter ciudadana, de orgullo de ser parte de un algo que los identifique, precisamente son todos los ingredientes que conllevan a la promoción de cualquier evento social, por más pequeño que sea.

Para que ciudad Obregón y los pueblos que le rodean pierdan la esencia que les dio la vida, requieren los malandros implementar acciones difíciles de ejecutar. Sí, los podrán someter en base al miedo de los estruendos de los balazos y sus muertos, pero ello no los coloca en una dinámica de sostener sus aspiraciones conquistadoras pues cualquier evento cultural y lo que genera este tipo de acciones, simplemente les rebasa.

De allí la importancia de apoyar todas aquellas acciones en las que la promoción de la cultura, por más pequeña que sea, se convierta en una constante. 

El primer paso pues para que la ciudad de Obregón deje esa negra posición estadística mundial es incrementar el laudo cultural que en este contexto incrementa su importancia. No hay de otra pues lo peor es desdeñar está instancia social.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                                                 

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                                                       

Twitter: @Archivoconfiden                                                                                                             

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×