fbpx
  • sáb. May 28th, 2022

ENTRETELONES

Feb 16, 2022

DE LO MALO, LO BUENO

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

El gobernador Alfonso Durazo Montaño, vía el diálogo a través de la Secretaría de Gobierno y la dirección general del transporte, logró que se levantara el ruidoso plantón que exconcesionarios tuvieron durante varias semanas frente a la sede del Poder Ejecutivo de Sonora. 

No sabemos los detalles del arreglo al que debió llegarse si no no se van y ya sería cuestión de que al respecto informara el Secretario de Gobierno Álvaro Bracamonte o la directora de transporte, Lirio Anahí del Castillo Salazar, que en el caso de los tamborileros, ninguno de ellos a dado la cara. 

Otra buena del mandatario estatal es que se les apareció a los integrantes del Consejo Sindical y Social Permanente, cuando se plantaron frente al palacio de gobierno, para dar a conocer la agenda de la problemática laboral en el estado y para exigir atención a sus demandas. 

El Consejo Sindical y Social Permanente del Estado de Sonora está integrado por organizaciones de trabajadores, cuyos representantes expusieron al gobernador la problemática ante la negociación de miles de contratos colectivos en proceso, la eternizada ruina del Isssteson, la insistente exigencia para que se reforme la Ley 4 de la UNISON y los efectos de la cobranza del ISR a jubilados y pensionados. 

Obvio que Durazo mantiene una buena interacción con ese conglomerado de sindicalistas, a quienes ofreció como siempre las puertas abiertas para mantener fluida comunicación a través del ya mentado secretario de gobierno, con el fin de encontrar soluciones realistas, en función de los recursos disponibles, de las posibilidades de su administración, que en el caso del ISR es de competencia federal. 

Por cierto, vaya freno de mano que le puso al exdirigente del STAUS, Sergio Barraza, quien abanderó la obsesiva exigencia de reformar la Ley 4 de la Universidad de Sonora, con el fin asegura, de democratizarla, a lo cual el gobernador precisó que él respeta la autonomía de nuestra Alma Mater. 

Además, especificó al sindicalista en mención, que todo lo que se haga al respecto deberá ser sin afectar a los estudiantes y que cualquier reforma que se plantee desde el legislativo, no deberá ser bajo la perspectiva de los intereses de un grupo al interior de la Universidad, sino desde la perspectiva de toda la sociedad sonorense dado el gran impacto que tiene la máxima casa de estudios en Sonora. 

Bien el gobernador en su diálogo y de igual forma en su tradicional conferencia de prensa de los martes, en donde para no variar volvió a detallar el altero así de proyectos de obras que con recursos federales impulsa con el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto, regresará a Sonora el viernes 13 de mayo próximo, para realizar una reunión en Sahuaripa para avaluar los acuerdos pactados en Yécora el viernes pasado, así como para hacer lo mismo con los Seris. 

Durante alrededor de 50 minutos el gobernador reseñó todo un altero de proyectos que confluyen en hacer de Guaymas la puerta al pacífico del intercambio comercial entre el noroeste de México con el oriente y la costa del pacífico del norte, que incluye la mítica y soñada ampliación de la carretera a Chihuahua, así sea solo un metro de acotamiento en cada carril de dicha vía, así como la carretera de cuota Tecoripa-Guaymas. 

También se aplicó en la exposición de detalles de lo que será la nueva zona portuaria y se fue hasta Nogales para detallar el gran impacto que tendrá la reubicación de las vías del ferrocarril para mostrar el “rostro de la cuatro te” en la frontera México-EEUU, anunciando que en la próxima visita presidencial de la semana próxima, están invitados el canciller Marcelo Ebrard y Ken Salazar, embajador de los Estados Unidos en México, para que vayan viendo la compleja tramitología gringa que se debe cubrir para una obra de esa naturaleza en el otro lado de la frontera. 

Una carretera de cuatro carriles Ímuris-Cananea-Agua Prieta, modernización de recintos fiscales, nueva aduana en Agua Prieta, entre otros anuncios que ya había hecho con anterioridad y que en nuestro caso hay despertado muchas fantasías e ilusiones y que esperamos se concreten y ya comiencen a pasar de los croquis, mapas y maquetas. 

Sin duda que el gobernador quiere lo mismo, cuando asegura que hay plazos para el ejercicio de varias inversiones, como lo es la carretera Guaymas a Tecoripa, así como la modernización portuaria, que para que se den una idea, se prospecta superior a los cinco mil millones de pesos y cuya primera etapa deberá estar lista para el 2023. 

Respecto a los riesgos de corrupción, licitaciones a modo, tráfico de influencias en todo ese altero de contratos de obras, en primera instancia el gobernador espetó el consabido “no somos iguales” y luego precisó que todas esas obras son federales y con tal normatividad serán realizadas. 

Por cierto, descartó conflictos de interés entre su gobierno y el Grupo Vidanta, al darse a conocer que el propietario de ese consorcio, Daniel Chávez Moran, donó las dos mil hectáreas donde la CFE construye la granja fotovoltaica en la que se invertirán casi dos mil millones de dólares, ahí a tiro de pedrada de su resort Mayan Palace, The Grand Mayan y su aeropuerto internacional privado. 

Durazo Montaño informó que todo el proceso de licitación lo realiza la CFE y que lo que sabe es que quedan dos empresas como finalistas y una de ellas es sonorense, que si bien no dijo su nombre, es de esperarse que no sea la subsidiaria encargada de ese tipo de desarrollos que tiene el Grupo Vidanta. 

Y viene al caso esa aclaración luego de que se conociera las intimas relaciones de el dueño de esa empresa con el presidente López Obrador y que su incómodo hijo José Ramón se diga asesor legal de la empresa KEI Partners, propiedad de uno de los hijos del empresario, y que coincidentemente también se dedica a la industria inmobiliaria de alta gama. 

Al presidente se le enredó gacho ese asunto, al grado tal que llegó al colmo de sollozar en la mañanera de hoy, como buscando la lástima del respetable como último recurso, luego del desastre en que se convirtió el pretendido control de daños y que lleva a escalar en su retórica ilegal en contra del periodista Carlos Loret de Mola. 

Las peripecias actuales de su hijo hicieron lo que no se logró con los más de 300 mil muertos por el Coivid-19 de acuerdo a cifras oficiales, aunque se asegura que superan los 600 mil: los más de 110 mil decesos por homicidios dolosos y miles de desaparecidos; los muertos de la línea 12 y demás tragedias por las que nunca se vio conmovido y mucho menos hasta las lágrimas como este día. 

A la mejor el agua ya le llegó a los aparejos, porque en qué cabeza cabe que sea totalmente desinteresado que sin emolumentos el empresario de referencia sea el supervisor del Tren Maya precisamente por su paso donde tiene sus desarrollos turísticos en Cancún; que haya comprado 200 millones de pesos en cachitos para la rifa del avión presidencial y que de pilón haya donado esas dos mil hectáreas en Sonora, filantropía que no cuadra con eso de socialmente responsable. 

Pues con uno de los hijos de Don Daniel encontró chamba José Ramón, circunstancia que aparentó desconocer su papá el presidente cuando justificó la lujosa vida de su vástago a que su esposa Carolyn Adams tiene mucho dinero, pero que ya acorralado y ante documentación pública reveladora, debió reconocer que chambea en una empresa asociada a su asesor en materia de inversiones. 

Debe estar muy jodido el estado de ánimo del presidente para casi soltar el llanto en la mañanera de este día, durante la cual desperdigó sus acostumbradas ignorancias en materia constitucional y escalar en el acoso contra el periodismo crítico. 

Lo bueno es que si bien el escándalo chispea de buena forma a Sonora, el gobernador Durazo al parecer sale limpio de la escaramuza, al tratarse de un mercadeo donde los protagonistas son el presidente, su filántropo amigo empresario, Manuel Bartlett, titular de la CFE y el de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, que en el caso del mandatario bien podría decir que a quien le dan pan que llore. 

Mientras tanto, este martes nos dimos una vuelta por el Congreso del estado donde nos hicieron recordar los días más aciagos del padrecismo; la consigna del veto irracional y autoritario y de sumisos que acatan cualquier marranada que se les ordene, aunque también nos tocó saber de la presentación del  Proyecto de Ley de Atención y Gestión Ciudadana para la administración pública estatal y municipal, con el que se busca establecer normas legales que rijan un protocolo de atención y de esta manera simplificar procedimientos y brindar soluciones. 

Dicha presentación estuvo a cargo de la diputada Natalia Rivera, quien también preside la legislatura estatal, subrayando que la propuesta busca garantizar que en las dependencias gubernamentales se brinde un servicio oportuno, eficiente y de calidad, donde a las personas no se le dificulten trámites por burocracia compleja. 

Y así como nos dio y nos da mucho gusto la propuesta para que la exgobernadora Claudia Pavlovich sea cónsul de México en Barcelona, España, también nos da el nombramiento de nuestro amigo de tantos años, Miguel Angel Murillo Aispuro, contralor durante los seis años de la administración estatal anterior, como director de administración del Centro de Investigación de Alimentos y Desarrollo, que opera con recursos de Conacyt y de gran prestigio en la comunidad científica. 

@Samvalor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×