fbpx
  • mar. May 24th, 2022

ENTRETELONES

Feb 18, 2022

LEVANTA EL TOÑO

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Cierto que no hay que sobredimensionar, pero tampoco menospreciar el que a cinco meses de asumir su encargo, el presidente municipal de Hermosillo, Antonio Astiazarán Gutiérrez ocupe el lugar 12 de los índices de aprobación de entre alcaldes de capitales de los estados de este país. 

Bajo condiciones muy difíciles luego del desastre heredado; la compleja problemática comunitaria, la endeble infraestructura urbana y la característica actitud crítica de los hermosillenses, el aparecer en el top 15 en un levantamiento de opinión y obtener un 53.3 por ciento de aprobación, resulta muy meritorio cuando apenas las soluciones se están configurando. 

Por supuesto que se vale el escepticismo y qué bueno porque esa posición debe ser un acicate para el munícipe capitalino, aunque tampoco hay que caer en los extremos de negar el que está haciendo las cosas bien y trabajando un chingo para recomponer y reparar lo maltrecho, ni tampoco cubrirlo de loas y de reconocimientos porque ni el Toño los dará por buenos. 

El hecho es que la tendencia en el ánimo de los hermosillenses es favorable, tomando en cuenta además, que en lo que corresponde al Ranking Mitofsky general, donde se evalúa a los alcaldes y presidentes municipales de todo el país, incluyendo capitales, Toño Astiazarán se ubicó en el lugar 28, lo cual indica que en menos de tres meses avanzó 11 lugares, ya que en diciembre pasado, en esa misma medición, se ubicó en el lugar 39. 

Eso de las encuestas y sus resultados hay que tomarlas con cuidado, porque como se dice, son retratos del día del levantamiento de opiniones y sabiendo lo díscolo del ánimo ciudadano, las variables negativas o positivas son muy cambiantes y ya es cuestión del objeto del sondeo para que en la próxima le vaya mejor o peor, que en el caso del Toño, sin estar haciendo su chamba para impresionar a encuestadoras, despliega su esfuerzo todos los días para atender reclamos ciudadanos y que su administración avance en la reparación de daños. 

O sea, ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre, en el marco de una gestión donde el alcalde no es compañero de partido del gobernador que despacha al lado ni del que lo hace en Palacio Nacional, circunstancias que obviamente complican y hacen más difíciles las gestiones de apoyo, cuando además, las mayorías en las instancias legislativas, local y federales, tampoco son afines en términos partidistas. 

Pero vamos abrir un breve paréntesis para destacar que Patricia Guerrero, es la primera latina que es nombrada jueza de la Suprema Corte de California y lo mencionamos, no solo por dicha distinción, sino porque es hija de Jorge Guerrero, nativo de Yécora y quien fue destacado participante del circuito de rodeos en Estados Unidos, luego de partirse el lomo en campos y ranchos de Valle Imperial. 

Jorgito le decíamos para diferenciarlo de Jorge, su papá Jorge Guerrero, primo hermano de mi padre, David Valenzuela Guerrero, circunstancia y nombramiento que por supuesto nos llena de orgullo y más cuando la nueva juez de la máxima instancia judicial en California, no pierde ocasión para reconocer los orígenes de sus padres, familia y antepasados.

Mientras tanto, es menester reconocer que en nuestro caso, al definirse el resultado en la elección a la gubernatura de Sonora, resultaba alentador que la mayor ventaja para los sonorenses, es que Alfonso Durazo Montaño venía de operar la estrategia de contención, combate y restauración de la seguridad de todo el país y que como secretario de seguridad federal, estaba en condiciones de replicar un modelo nacional en esta entidad con muchas más posibilidades de éxito. 

La principal ventaja del mandatario sonorense es su alto posicionamiento como interlocutor de altos mandos de la SEDENA, la MARINA, la Guardia Nacional y la Fiscalía General de la República, lo cual garantiza buenos niveles de coordinación y colaboración, en el combate a la inseguridad, particularmente en el caso de la rampante presencia y accionar del llamado crimen organizado. 

No tenemos datos ni evaluaciones sobre cómo andan los resultados sobre la prevención y combate a delitos patrimoniales a cargo de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública y policías municipales, que en el caso del esfuerzo en contra de la impunidad, desde la Fiscalía General de Justicia del Estado se asegura que hay resultados excepcionales en órdenes de aprehensión, condenas y aclaración de delitos. 

El caso es que la avezada experiencia del gobernador Durazo en materia de seguridad no se está reflejando en los resultados que este común mortal y miles de sonorenses seguramente imaginaron, porque las cosas lucen como que están peor que antes con bandas del crimen organizado en abierto reto a las instituciones de gobierno que despliegan sus actividades criminales un día en San Luis Río Colorado, otro en Guaymas, Magdalena, Ciudad Obregón, Caborca y comunidades serranas. 

Ya se presta al choteo eso de la instalación de mesas por la paz o la emisión de códigos rojos, en un contexto general que muestra una escalada en lugar de la desescalada esperada; que deja ver que la estrategia general es un fracaso no solo en Sonora sino a nivel nacional, sin que rindan buenos frutos esos abrazos en lugar de balazos o que hayan servido de algo becas, dádivas y apoyos de programas sociales para que jóvenes no sean reclutados por el narco y por supuesto, para nada se observan resultados que deriven de trabajos de inteligencia. 

El ejemplo más descarnado del fracaso en el combate a bandas del narco, es lo ocurrido la noche del martes y la madrugada del miércoles en Caborca, desde donde nos llegan relatos de terror cuando un convoy de vehículos con pistoleros a bordo se pasearon por horas como Juan por su casa por toda la mancha urbana y comunidades aledañas, ametrallando domicilios, levantando personas y lanzando consignas retadoras. 

Lo raro del asunto, es que en esa cabecera municipal tiene base importante guarnición militar que tiene a su cargo el retén sobre la carretera a Sonoyta; se supone que la Guardia Nacional tiene un cuartel, la PESP tiene una base y se supone que se ha fortalecido a la Policía municipal, y nadie al parecer se dio por enterado mientras la fuerza de la banda se movilizaba. 

Comunicaciones oficiales aseguran que se les hizo frente, lo cual no concuerda con el altero así de videos que circulan en redes sociales y a los testimonios de aterrorizados ciudadanos, que aseguran de la ausencia total de corporaciones federales, estatales y municipales, que dieron la cara ya solo para hacer recuento de daños. 

Afortunadamente tres jóvenes levantados fueron liberados, pero no por labores de inteligencia o de acciones del gobierno estatal, municipal o federal, si no por voluntad de quienes los habían plagiado luego de darse cuenta que se habían equivocado, sin que tengamos idea si es cierto que el operativo de la banda fue en contra de “los cristaleros”, suponemos quienes se dedican a la venta de la droga denominada cristal, que en todo caso debería ser tarea de corporaciones policiacas. 

Menos mal que al parecer salió barata esa incursión en términos de vidas, ya que oficialmente se reconocen dos personas asesinadas, aunque como bien se sabe, podría haber más, cuyos cuerpos podrían aparecer en el futuro en fosas clandestinas. 

Muerto el niño a tapar el pozo, porque ya el convoy retirado sacó la cara la titular de seguridad, María Dolores del Río, quien en serio debe andar agobiada por la capacidad de movilización de sus adversarios, con la posibilidad de que ya se le hayan acabado las mesas que ya usa como muletilla, que en el caso de el chorizo relativo a la buena coordinación y colaboración con otras instancias de la ley, ese parece ser inagotable. 

En las mismas andan los muchachitos de la AMIC, peritos, científicos forenses y demás de la fiscal Claudia Indira Contreras, en tanto que el delegado de la Fiscalía General de la República, Francisco Sergio Méndez, habrá que esperar hasta el martes próximo para que haga el recuento de lo que consiguió de estos y muchos más eventos similares que en mayor o menor medida ocurren en Sonora. 

Lo bueno del asunto, es que distinto a su esforzada proyección de ser austero, el presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo que pasar por Caborca rumbo a Nogales luego de movida estancia en Tijuana, con motivo de su agenda fronteriza para recrear la modernización de aduanas en Baja California, Nogales, Chihuahua y Coahuila. 

Nos aseguran que sus traslados son en un avión de la Fuerza Aérea o sea, que bueno que no corrió riesgos, quien al momento de retacar este espacio debe andar en Nogales, para de volada trasladarse a Ciudad Juárez donde pernoctará para que mañana muy temprano, vuelva a despotricar contra medios de comunicación y siga guardando ensordecedor silencio sobre las trapacerías de su vástago. 

Y en el Congreso del Estado se apunta otra buena la bancada del PRI, ya que en la sesión de este jueves fue aprobada por unanimidad la iniciativa presentada por la diputada Ely Sallard, donde se reconoce el derecho para que toda familia cuente con una vivienda digna y adecuada, mediante reformas al artículo 1 de la Constitución Política del Estado y al artículo 2 de la Ley de Vivienda de la entidad. 

Con las reformas aprobadas, se reconoce que el derecho a una vivienda adecuada deberá cumplir con los siguientes elementos: Seguridad y certeza jurídica de la propiedad o legítima posesión; disponibilidad de infraestructura, equipamientos y servicios básicos y espacios públicos; habitabilidad, seguridad estructural y condiciones higiénicas para evitar riesgos a la salud.

@Samvalor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×