fbpx
  • mar. May 24th, 2022

ENTRETELONES

Feb 24, 2022

PERCEPCIÓN Y REALIDAD

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Hace unos cuatro años nos trasladábamos al rancho en lo profundo de la sierra de Yécora y a unos 10 kilómetros al norte de dicha comunidad nos topamos con un convoy de al menos 20 vehículos, que encabezados por una camioneta artillada, de color verde, con blindaje y torreta artillada, transportaban al menos casi cien individuos fuertemente armados. 

Iban en friega rumbo a la ya cercana cabecera municipal y como es lógico obligaron a mi carnal que iba al volante, a “orillarse p’a la orilla” y aguantar hasta que pasará el último pickapón cargado de sicarios para poder seguir nuestro camino, mientras nos manteníamos con el alma en un hilo por el riesgo de que a alguno de los viajeros en sentido contrario se les saliera un tiro de la metralleta con que se nos apuntaba al pasar o simplemente le gustara la camioneta donde viajábamos. 

Ya despejado el polvaderón le dimos para adelante y a pocos metros nos detuvimos en un pequeño comedero, tal como lo hicieron otros asustados ciudadanos, en donde se comentaba sobre los más extremos presagios de lo que estaba por suceder en Yécora, optando por nuestra cuenta aplastar la chancla hacia nuestro refugio en Sayula, no fuera ser que fueran repelidos y regresados por donde llegaron y sabe Dios en qué condiciones, todas riesgosas para quienes se toparan en su retirada. 

Ya en la casi inaccesible brecha que lleva a donde íbamos, nos sentimos a salvo y llegando subimos al cerro donde hay señal de celular para preguntar a familiares en Yécora sobre el asunto. En pocas palabras ocuparon el pueblo que no es tan pequeño que digamos; instalaron retenes en estradas y salidas; levantaron a un par de personas y el único contacto con la autoridad fue con dos patrullas de la Policía Estatal de Seguridad Pública, a cuyos integrantes les dijeron que ahuecaran el ala, que se fueran de ahí porque su bronca no era con el gobierno, pero si querían que fuera que le entraran. 

Obvio que no le entraron y mejor se fueron a resguardar, hasta que cuando les dio la gana el grupo armado se dispersó por toda esa diversidad de brechas que caracterizan a la región serrana, destacando la respuesta que nos dio encumbrado funcionario cuando ese mismo día le notificamos lo que nos había tocado presenciar, ser testigo: “son rumores”, aseguró. 

Luego de esa experiencia de terror, lo bueno es que al parecer actualmente las cosas se han calmado mucho por esos rumbos, pero el sentimiento, la percepción de inseguridad queda para siempre y supera por mucho esa aparente realidad de cierta paz en dicho entorno, quizás por el absoluto control de algún grupo o porque se mudaron y ahora disputan plazas en otras regiones de la entidad. 

Por rumores o por testimonios de testigos presenciales se construye la percepción de la sociedad, que por lo regular sustituye a la realidad, a esa realidad parcial con la que se jactan las instancias de gobierno cuando dan a conocer fantasías y paraísos que proyectan índices estadísticos sobre las tendencias a la baja del delito en sus distintas modalidades, datos que por supuesto no incluyen la paliza de un padre de familia propinó a un tirador que había tomado como base vivienda abandonada cerca de su domicilio y que tenía intimidados a muchachas y muchachos del sector. 

Tampoco aparecen tantas otras circunstancias similares con las que se construyen percepciones y realidades reales que no aparecen en estadísticas, en esos numeritos, barritas y quesitos, que derivan de pedidos de auxilio a líneas de emergencia, de detenciones en flagrancia, de hechos a la luz del día o de noche en vía pública y denuncias en barandillas. 

Es por eso que nos parece estupenda la presentación gráfica de nuestro amigo Marco Antonio “Tinta Libre” Romero, donde aparece el gobernador Alfonso Durazo Montaño y se plasma el mensaje de insatisfacción por los resultados obtenidos hasta ahora en dicha materia, ya que el hacerlo “corremos el riesgo de volvernos mediocres”. 

El hecho es que la percepción social supera con mucho esa realidad y resultados que dan a conocer las autoridades, cuando analistas de prestigio en dicha materia concluyen que a mayor violencia, mayor criminalidad, menos denuncias dadas las consecuencias de las mismas y ahí es donde se deben aplicar mayores esfuerzos para no caer en complacencias como las que alude el gobernador. 

Y de eso tuvieron una buena probadita el martes por la tarde en el marco de la instalación de la Red Vecinal de la Jornada Permanente por la Paz en la Colonia Nuevo Hermosillo, en el marco de una estrategia que tiene el propósito de motivar la participación ciudadana y articular acciones de prevención de los tres niveles de gobierno de forma permanente en sectores más calientes de la mancha urbana capitalina, con el fin de recuperar los espacios públicos ahora ocupados por la delincuencia. 

Esta estrategia encabezada por la secretaria de Seguridad Pública, María Dolores del Río y operada por Francisco Javier Zavala Segura, coordinador estatal del Centro de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, de esa dependencia estatal, puede ser el instrumento que permita avanzar en el empate entre la percepción social y la realidad de las estadísticas sobre la incidencia delictiva y por eso hay que apoyarla. 

El problema mayor es la incidencia del homicidio doloso donde Sonora ocupa “privilegiado” lugar entre los estados del país y que al parecer carece de rienda, como no la tiene a nivel nacional, ya que de acuerdo del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la suma de homicidios dolosos en sus primeros 38 meses de gobierno de López Obrador llega a 113 mil 508, con muy leves variantes a la baja y muy por encima a los ocurridos en ese mismo lapso de tiempo de las tres gestiones presidenciales anteriores. 

Así las cosas, México ocupa el tercer lugar en el mundo en cuanto homicidios, solo detrás de Brasil e India y en cuanto a homicidios por cada 100 mil habitantes estamos en el sexto lugar solo superados por Jamaica, Venezuela, Honduras, Bolivia y Sudáfrica, datos que fundamentan la percepción de inseguridad que manifiesta la sociedad en general, más allá de datos estadísticos a la baja. 

Mientras tanto, concluyó el proceso legislativo para renovar el Instituto Sonorense de Transparencia, Acceso a la información y Protección de Datos Personales, al concluir las gestiones de Arely López Andrés Miranda y Francisco Cuevas y ser nombrados Guadalupe Taddei, Ana Patricia Briseño y Wilfredo Morales Silva. 

Estaba muy cantado que Lupita Taddei pasaría a ser la nueva caponera de esa institución, dadas sus relaciones con , en tanto que la inclusión de Ana Patricia debiera satisfacer al PAN, toda vez sus servicios prestados a ese partido durante el padrecismo cuando era consejera electoral, sin que tengamos idea de las paternidades de Morales Silva.

A propuesta de la Comisión de Transparencia de la Cámara de Diputados también fueron designados como comisionados suplentes Rebeca López Aguirre, Celia Marina Aguilar Esquer y Jesús Manuel Enríquez Romo, que en el caso de Enríquez Romo, se nos figura producto de una buena gestión y cabildeo de la diputada Alejandra López Noriega, quien en calidad de coordinadora de la bancada del PAN ya sostuvo reunión con el gobernador Durazo con quien hasta se tomó un retrato. 

Por cierto, excelente la propuesta de Ley de Madres y Padres Jefes de Familia para garantizar y proteger la seguridad, alimentación y educación de niñas y niños, que dio lectura desde la tribuna legislativa en la sesión del martes, que contiene mecanismos de protección para niñas y niños en su primera infancia cuyos padres en condición de marginación. 

Muy completa la propuesta al incluir la participación de diversas dependencias de gobierno y establecer condiciones para que esos menores cuenten con seguro médico, estímulo económico para padres y madres de familia y que ya crecidos,asegurar su educación exentando cualquier tipo de pago de cuotas a los hijos en universidades públicas de Sonora, así como incentivar el ingreso o permanencia de sus hijas e hijos en el sistema educativo estatal en caso de fallecer la madre o padre. 

Mientras tanto, muy angustiado debe andar el presidente Andrés Manuel López Obrador luego que la Securities and Exchange Commission (Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos), inició la investigación la presunta existencia de conflictos de interés y actos de corrupción entre un alto ejecutivo de la empresa Baker Hughes, compañía que tiene contratos millonarios con Pemex, y Carolyn Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, hijo mayor del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Luego de las confesiones de los mismos implicados, las cosas no lucen bien para el vástago presidencial y lucen peor para su padre, al saberse que encarna la corrupción, la opacidad, el suntuoso boato, el lujo y que su discurso en contrario es una baratija. 

Es por eso que un día después de saberse de la indagatoria sacó de la chistera la simplada de pretender recuperar el penacho de Moctezuma y llegar al colmo de tratar de usar como cortina de humo la tragedia de la Guardería ABC con el apoyo de su incondicional presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, entre otros pretendidos distractores para que la opinión pública no voltee a ver las trapacerías de su hijo, sirviéndole además para ocultar el resumen de resultados presentado por la Auditoría Superior de la Federación, que en base al monto millonario observado en el ejercicio 2020, el gobierno federal actual puede ser ubicado como el más corrupto e ineficaz de la historia de México. 

Anda desesperado el presidente que insiste en agraviar a comunicadores y medios de comunicación, así como agarrar pleitos con altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos, aunque al parecer nadie lo toma en serio, así como cuando no lo tomaron cuando “puso en receso” las relaciones entre México y España, y eso debe sentirse gacho.

Por cierto, así debe sentirse el dirigente estatal del PAN, Gildardo Real Ramírez, quien a pesar de su vocinglera campañita en contra de la exgobernadora Claudia Pavlovich, nadie, nadie, lo toma en serio y lo único que se hace ante sus catilinarias, es dejarlo ser como al loquito de la cuadra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×