fbpx
  • mar. May 24th, 2022

ENTRETELONES

Mar 1, 2022

LA SUERTE DE SONORA

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Este domingo por la tarde noche tuvimos el placer de platicar por muy buen rato con quien cuenta con definida formación en la izquierda progresista y con relaciones cercanas, más no laborales, con importantes funcionarios de la actual administración estatal. 

Fraguado en luchas populares y haber optado por compromisos extremos en la procuración de ideales, ahora disfruta de la convivencia esporádica con amistades y su ya madura familia, además de estable su economía debido a la pensión al ser jubilado de paraestatal, lo cual le permite leer mucho y elaborar textos para sí mismo, así como disfrutar la música, la toma de fotos campiranas y ver televisión. 

Rico el anecdotario y la relatoría de aquellas circunstancias setenteras y principios de los 80, llegando a la feliz conclusión: a pesar de todo, nos logramos y ahora podemos ver hacia el pasado con satisfacción y en el caso de él, el presente con estabilidad y certidumbre en el futuro, que en nuestro caso, más o menos en las dos últimas variables. 

No haremos más largo el cuento, porque buena parte de la conversa se trató sobre una especie de comparación entre los estilos de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Sonora, Alfonso Durazo Montaño, llegando a otra conclusión importante y que defendió con todo nuestro compa: que Sonora y los sonorenses tenemos mucha suerte. 

Por supuesto que las decisiones de orden nacional en los distintos rubros impactan de forma positiva o negativa a esta entidad, pero el punto de partida del abordaje fue simplemente el estilo de cada quien y tuvimos que reconocer que los contrastes son notorios, a pesar de la cercanía entre uno y otro, y los afectos mutuos y absoluta confianza que dicen profesarse. 

Asegura, que la principal diferencia entre el gobernador y el presidente es la coherencia y eso ya es mucho decir, con el subrayado de que Durazo Montaño no tiene fobias contra medios de comunicación ni comunicadores, al menos de forma pública, pero lo importante es que no se desgasta ni pierde tiempo en descalificaciones durante sus encuentros con medios de comunicación, ni en sus mensajes al presidir eventos diversos, en donde por supuesto no hay ni una pizca de confrontación con nadie. 

Abunda en la argumentación e incluye que no ha abierto ningún frente contra el sector empresarial y ha logrado empatar prácticamente a todos sus liderazgos con su proyecto de gobierno y sus mensajes, en lugar de andar de buscapleitos, se centran en el diseño de un futuro excepcionalmente promisorio para la entidad mediante proyectos de gran calado en materia de infraestructura portuaria, aduanera, carreteras, energía, turística, salud, educación, y demás, que si bien aún lucen en ciernes, son de esperarse avances en esa dirección. 

Nuestro compa insistió en que a ojo distante como él se encuentra respecto a eventos públicos, lo que trasciende en medios de comunicación es que Durazo Montaño es un bato sereno, aunque obsesivo en la búsqueda de soluciones y que si bien lo ha tratado de forma superficial y de forma muy esporádica, le inspira confianza y nos retó a que lo desmintiéramos. 

En términos generales concordamos en importante diferencia respecto a su exposición pública y en medios, lo cual es un blanco y negro respecto al presidente y que producto de su liderazgo en el equipo que lo rodea, ninguno haya incurrido hasta ahora en prácticas de descalificación y acoso, al menos que se sepan, que en nuestro caso apenas vamos abriendo brecha por esa vía como para opinar con certeza. 

Estuvo muy buena la comenta y además muy divertida en el espacio de las remembranzas sobre hechuras de actuales altos funcionarios de la administración estatal y federal cuando eran comunes mortales como estudiantes, aspiracionistas y desplegando notables esfuerzos para recrear auras de intelectuales comprometidos con causas sociales, que para ser sinceros, no rebasaban los muros de la Universidad de Sonora. 

Estuvo bueno ese ejercicio que podríamos calificar como un reencuentro entre más o menos iguales y coincidentes en el tiempo y añejos proyectos de vida, que conforme avanzó el tiempo y edades, fueron quedando en el plano de lo irrealizable a pesar de las ganas puestas, como dijimos a manera de justificación, aunque de ninguna manera se acepte eso de revolucionarios frustrados. 

Habrá nuevas juntadas, pero por lo pronto, queda claro que desde nuestras perspectivas Sonora y los sonorenses tenemos la suerte de que el meramente del Poder Ejecutivo Estatal esté muy distante de los protagonismos presidenciales, por lo pronto, y eso ya es una buena ventaja que por supuesto debería mantenerse en los tiempos por venir, con la esperanza de que los dislates presidenciales ya tan cotidianos, no trastoquen esa buena suerte que tiene Sonora. 

Ya ven lo ocurrido en la mañanera de este lunes, cuando el presidente López Obrador deslegitimó y puso en tela de duda el hecho sangriento ocurrido en comunidad michoacana que fue grabado en video y confirmado por testigos directos, solo porque medios de comunicación y comunicadores objeto de sus odios divulgaron dicha información y porque los cuerpos de las víctimas no aparecen, aunque sí encontraron restos, casquillos, sangre y demás. 

Si hay alguna forma de ejemplificar que alguien tocó fondo, los dichos mañaneros del inquilino de Palacio Nacional muestran que ya llegó hasta ahí, resultando increíble su alegato irracional sobre eventual montaje y verse como un presidente desinformado que ha extraviado las prioridades y en franco deterioro mental. 

Increíble que pretenda negar que haya ocurrido el fusilamiento porque en el lugar “solo” se encontraron sangre, casquillos percutidos de armas de asalto, restos humanos y además la videograbación, pero como los cuerpos de las personas no estaban ahí, pues no hubo tal matanza. 

Dados sus infantiles y grotescos esfuerzos por ocultar la realidad, a ver con qué sale este martes luego que el INEGI dio a conocer que de acuerdo con la estadística preliminar de defunciones, presentada este lunes, entre enero del 2020 y septiembre del 2021, se reportaron un millón 941 mil 722 defunciones en México, cuando en realidad se esperaban un total de un millón 288 mil 669 muertes por cualquier causa, lo cual representa un exceso de mortalidad del 50.7%. 

Ese exceso de mortalidad de 653 mil 53 defunciones se registró durante el embate de la pandemia por el Covid-19, virus al que oficialmente se le atribuyen 318 mil 86 decesos en el mismo período y que según criterios la Organización Panamericana de la Salud, el exceso de muertes respecto a lo prospectado, debe atribuirse a la pandemia. 

Bueno, lo anterior no es ninguna novedad dada las condiciones erráticas y torpes del manejo de la crisis sanitaria, la reacción tardía del gobierno mexicano, las incongruencias presidenciales y del subsecretario de salud, Hugo López Gatell en cuanto a cómo hacer frente a los riesgos de contagio; a los fraudulentos resultados de autopsias para ocultar la magnitud de la tragedia; a miles de personas que murieron en sus domicilios a causa de un sistema hospitalario mediocre que genera desconfianza y a la opacidad que en términos generales se manejó la emergencia. 

Mientras tanto, el Congreso del Estado y la Universidad de Sonora suscribieron un convenio de colaboración a fin de establecer las condiciones necesarias para la prestación y acreditación del servicio social y prácticas profesionales por parte de alumnos acreditados por máxima casa de estudios, en el marco del necesario fortalecimiento de vinculación entre la instancia legislativa y la máxima casa de estudios de la entidad. 

Estamparon sus rúbricas la rectora María Rita Plancarte Martínez y la presidenta de la Cámara de Diputados, Natalia Rivera Grijalva, quienes enfatizaron la importancia de dicho intercambio y colaboración, así como la contribución de estudiantes de la UNISON al Poder Legislativo y lo formativo que será realizar prácticas profesionales en ese poder del Estado. 

Por cierto, la parte estelar en la agenda del gobernador de este lunes fue presidir el arranque del Foro estatal de análisis para la armonización normativa derivada de la Ley General de Educación Superior y ahí se comprometió que los centros de educación serán la materia gris de su gobierno, sin tener que recurrir a asesorías, consultorías y demás que tanto cuestan al presupuesto. 

“He dicho también que los centros de educación van a ser la materia gris de mi gobierno. No vamos a recurrir en el gobierno a las consultorías. Si necesitamos –que lo necesitamos– orientación, apoyo e información, análisis, evaluación, propuestas, vamos a recurrir a los centros de educación superior y, por esa vía, los estaremos fortaleciendo también en términos presupuestales”, señaló el mandatario estatal, al subrayar que no hay forma de transformar si no se revolucionan las conciencias, “si no creamos una nueva conciencia social”, apuntó. 

Pues mientras la UNISON y el Congreso del Estado firmaban el mencionado convenio de colaboración y el gobernador se manifestaba sobre las ventajas de contar instituciones de educación superior bien calificadas, un grupúsculo de sindicalistas universitarios se manifestaba en contra de la Ley Orgánica de la institución, a la que le llaman Ley Beltrones, con la exigencia de reformarla. 

Bueno, tenemos la impresión de que ese asunto no está en la agenda ni del gobernador ni del Congreso del Estado y mucho menos en el sentido que propone una minúscula facción de las muchas que coexisten en nuestra Alma mater. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×