fbpx
  • lun. May 23rd, 2022

COLUMNA PLAZA ZARAGOZA

Mar 14, 2022

MISMO ADN

#DESPIERTASONORA

En la pasada sesión de la Cámara de Diputados se llevó a cabo uno de esos capítulos de la política mexicana que casi raya en un episodio de película. No se trata de un acto de corrupción en el que alguien se roba el presupuesto, sino el uso indiscriminado de la mayoría legislativa y es ahí donde se manifiesta el episodio cantinflesco.

Los legisladores federales de Morena aprobaron un decreto en el que eliminan la veda electoral por lo que ahora pueden hacer campaña en favor del proceso de revocación de mandato, o ratificación, como ellos mismos lo mencionan.

Lo peliculesco de este episodio es que la Ley que modificaron es precisamente la ley que ellos mismos habían luchado por establecer, cuando eran oposición. Entre 2007 y 2014, la Constitución y las leyes electorales del país registraron al menos ocho grandes reformas para garantizar condiciones de competencia, sin ventajas para los partidos mayoritarios. Una de esas fue la creación de la regla constitucional para evitar la intromisión de los presidentes de la República en los procesos electorales. Se dejó en claro que la propaganda gubernamental debe cancelarse en todos los periodos de ejercicio electoral y también se prohibió que los partidos políticos y los particulares contrataran propaganda electoral.

Pero en la pasada sesión, los diputados que tanto habían luchado por esos logros, simplemente los echaron abajo. No les importó su lucha, su historia y sus convicciones.

Les importó la conveniencia de acatar la estrategia con miras al proceso de revocación y cumplirle al presidente. Como ya lo habían hecho anteriormente, utilizaron al diputado Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la mesa directiva y recordado en Sonora por ser pieza clave de Guillermo Padrés, quien para tener final completo,  festejó igual como lo hacía el PRI en sus momentos de más enjundia, con la roqueseñal, solo que en este 2022 la celebración fue del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez.

Como que se achicó un poco la que antes era una imponente Mesa Directiva del Palacio Legislativo de San Lázaro.

Este capítulo de enfrentamiento entre instituciones de autonomía constitucional, de Morena contra el INE, solo retrata a la política con su verdadera cara: Todos son iguales a la hora de las definiciones. Importan sus propios intereses, no los ciudadanos.

Todos los políticos tienen el mismo material genético, el mismo DNA.

La actuación del panista-morenista presidente de la Cámara de Diputados solo vino a confirmarlo

DESDE EL KIOSCO

OTRO BUEN GOLPE. Resulta positivo enterarse de la inhabilitación de cuentas de redes sociales creadas para reclutar jóvenes hacia el crimen organizado, buen trabajo de la Secretaría de Seguridad Pública y no menos alentadora la estadística de casi todos los feminicidios castigados debidamente, es decir, no quedan en la impunidad. Ahora, que si estos aciertos avanzan hacia una verdadera disminución de la violencia entonces si que se le dará la vuelta a una gravísima situación que a todos preocupa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×