fbpx
  • lun. May 23rd, 2022

ENTRETELONES

Mar 18, 2022

DESDE LO MUNICIPAL

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

La instancia de gobierno más cercana, más inmediata al ciudadano es sin lugar a duda, el ayuntamiento, los gobiernos municipales, sobre lo cual mucho se ha escrito, muchos discursos y declaraciones se han dicho, que si se reflejaran en obras y hechos concretos otra cosa fuera. 

Uno de los ejes de políticas públicas de la anterior administración estatal, fue el contacto frecuente de la entonces gobernadora Claudia Pavlovich habitantes de todos los municipios de la entidad, con visitas de al menos una vez por año a lo largo de su sexenio, para entregar becas, obras de infraestructura, materiales de construcción escrituras, acciones de vivienda, tinacos, equipamiento para proyectos productivos y demás. 

De alguna forma tales visitas debieron impactar para bien la calidad de vida de esas comunidades, aunque por lo que se observa al paso de los meses, de forma muy transitoria, aunque en el rubro carretero los beneficios han resultado menos perecederos, faltando de todas formas acciones de mayor calado principalmente en municipios de la zona serrana. 

Con el gobernador Alfonso Durazo Montaño hay otro estilo para gobernar y todo indica que va por esas acciones de mayor calado y que ante la falta de recursos financieros estatales, su apuesta es por el apoyo del Gobierno Federal y particularmente del presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque como decíamos, tales acciones se mantienen en el ámbito de los discursos y las declaraciones. 

Cierto, qué fregonería que por primera vez en la historia un presidente haya estado en Yécora, aunque a poco más de un mes de dicha visita, no se adviertan mayores mejoras en esa bella región de la entidad, a no ser que tal distinción incentivó activismos de los llamados servidores de la nación en el levantamiento de censos para diversos programas sociales, cuyos beneficios tampoco llegan desde hace mucho más tiempo que la visita presidencial. 

Como sea, Durazo Montaño apenas tiene poco más de seis meses y sin duda, su cercanía con el presidente pudiera representar que  los apoyos a municipios serranos vayan más allá de entrega de paliativos en lo inmediato, y gestione el apoyo presidencial para emprender acciones de mayor envergadura, particularmente en infraestructura urbana, agua potable, drenaje, así como en salud y seguridad pública, sin dejar de lado proyectos productivos en materia ganadera y forestal, que trasciendan la tradicional actividad económica para el autoconsumo. 

El Gobierno de Samuel Ocaña construyó 11 presas en cuya área de influencia se han consolidado módulos de riego y son polos importantes de desarrollo hasta la fecha; en sexenios posteriores se han emprendido proyectos importantes en materia carretera, como fue el caso de la gobernadora Pavlovich, que a pesar de ser infraestructura fundamental para el desarrollo regional, no son eternas y requieren mantenimiento permanente, para lo cual se requieren presupuestos que muchas veces no existen. 

Algo así como aquel programa anunciado por el titular de la SIDUR, Heriberto Aguilar, para rehabilitar caminos y brechas sin costo alguno para pequeños rancheros, que esos son los que sobran por rumbos de Yécora, sin que tengamos idea de cuales son los criterios que se aplican para decidir meter el bulldozer porque esa maquinaria no se mira por ningún lado, o sea, para tener brechas más o menos transitables, hay que perderle el cariño a dos o tres mil pesos por hora. 

Con presupuestos anuales que a penas les alcanza para pagar nómina, la mayoría de los ayuntamientos de la zona serrana de Sonora requieren de políticas fiscales más favorables, que redistribuyan ingresos que se concentran en solo 11 o 12 ayuntamientos y en todo eso debe andar el gobernador Durazo con su visita en progreso a Bacanora el miércoles y a Yécora este jueves. 

Muy indicativo lo que prospecta el gobernador Durazo respecto a los municipios serranos y que estableció en la reunión del miércoles en Bacanora: “Yo pediría que asumiéramos las propuestas con una visión de conjunto, con un carácter regional y que aprendiéramos a ver todo esto como una región. Porque no se trata de lo que podamos hacer en Bacanora o en Arivechi o en Sahuaripa; se trata de lo que necesitamos hacer en la región y que sea, primeramente, prioritario para la región, que sea una respuesta que sirva al mayor número de habitantes de la región, de más a menos. Y luego vienen los proyectos particulares de cada uno de los municipios”. 

Eso les recomendó a los presidentes municipales de Sahuaripa, Arivechi, Soyopa, Opodepe y el anfitrión, Bacanora, en el marco de una reunión preparatoria a la visita presidencial que se espera ocurra el próximo 13 de mayo y que se replica este jueves en Yécora con la asistencia de alcaldes de otros municipios de la región. 

De acuerdo, que las propuestas al presidente sean relativas a acciones de impacto regional, pero difícil dejar de lado asuntos de tan cercano impacto como el agua potable, pavimentación, infraestructura de salud, educación, drenaje e incluso plazas públicas e iglesias, además del emprendimiento de proyectos productivos, estos sí de impacto regional que arraiguen nuevas generaciones. 

Se trata de una gira de terapia con la que el gobernador trata de homologar propuestas que serán planteadas al presidente, aunque en lo particular, por supuesto que recoge planteamientos de munícipes relativos a peticiones específicas para comunidades específicas y por eso se hace acompañar de Wendy Briseño, secretaria de Desarrollo Social; José Luis Alomía, secretario de Salud; Fátima Rodríguez, titular de Sagarhpa; Heriberto Aguilar, titular de Sidur; Lorenia Valles, directora de DIF Sonora; Froylán Gámez, director del Instituto de Becas y Crédito Educativo; Marian Martínez, titular del Registro Civil; Rafael Orduño, de Telefonía Rural y Conectividad; Rodolfo Ramírez, director del Icatson, y de Marco Antonio Gallardo, director de Coves. 

En nuestro caso, nos quedamos con la opinión de yecoreño cercano a nuestros afectos, quien recargado a un poste recién puesto para reforzar cerco de potrero, apunta que hasta ahora y a lo largo de muchos años, tantos discursos, tantas declaraciones, de políticos y gobernantes en turno, solo han dejado muy pocas cosas trascendentes, duraderas, que impacten en mayor medida la calidad de vida de la gente y ven como autoridades municipales van y vienen administrando ruinas. 

Y se refiere a la pasada visita presidencial con un dejo de desconfianza y escepticismo, ya que nada notable dejó hasta ahora su breve estancia y no cree que la siguiente a llevarse a cabo en Sahuaripa, cambien las cosas en gran medida en el corto y mediano plazo y en todo caso confía en la persistencia del gobernador, para que algo de beneficio caiga al paso de los meses. “A ver si alcanzo a ver si ahora sí nos toca a los que nunca nos ha tocado”, dijo. 

A propósito de municipios donde su autoridad ha resultado rendidora, qué ilustrativa la gráfica que resume los primeros seis meses, los primeros 183 días, de Antonio Astiazarán Gutiérrez al frente del Ayuntamiento de Hermosillo, con 135 mil baches tapados; 9 obras terminadas, otras 9 en proceso y 57 por iniciar; 96 basureros clandestinos limpiados; rehabilitación de alumbrado de 26 parques públicos y atendidos cinco mil 533 reportes por fallas en el alumbrado público. 

También se han constituido 196 comités CRECES y se ha eliminado el azolve y reencauzado 54 canales, acciones por demás relevantes para la seguridad del patrimonio e incluso de protección de vidas durante la temporada de lluvias. 

No ha parado el Toño con su agenda de 7X7 y de madrugada hasta la entrada la noche con sus ya tradicionales recorridos de supervisión, en el marco de una gestión de tierra donde su escritorio se ha convertido en solo un accesorio que decora su oficina, porque casi nunca está ahí. 

Por lo demás, este jueves de plano anduvimos distantes respecto a las actividades en el Congreso del Estado, desde donde nos reportan que aún andan patidifusos, asombrados, estupefactos y entusiasmados hasta el paroxismo por la inédita e histórica declaratoria sobre las cabalgatas que propuso el inefable diputado “Pollito” Castelo y de plano no quisimos ser contagiados de tan celestial estado de ánimo. 

Anduvimos muy ocupados en actividades campiranas propias de nuestro hábitat o sea, haciendo injertos en cítricos que habíamos postergado dada la situación del clima, pero vía virtual, dimos seguimiento a la presentación de la iniciativa con Proyecto de Ley de Albergues Públicos y Privados del estado de Sonora, con el objeto de proteger y dar certeza jurídica de los servicios que prestan a adultos mayores en calidad de vulnerabilidad. 

A nombre de la bancada del PRI, esa propuesta fue presentada por la diputada Ely Sallard Hernández, quien subrayó la importancia de legislar y crear políticas públicas para que los adultos mayores tengan una vejez de calidad, creando una sinergia transversal entre la autoridad y la sociedad civil para alcanzar objetivos encaminados a una vejez digna. 

La legisladora explicó que, en Sonora existen al menos 50 “albergues” o “Casa Hogar” de adultos mayores, en su mayoría constituidos por Organizaciones No Gubernamentales, fondeados por la sociedad civil sin fines de lucro, otros que sí se encuentran financiados por el gobierno y otros que son negocios particulares. 

Agregó que en muchos de los casos, estos albergues no cuentan con una vigilancia estricta de la autoridad, siendo atendidos por personas que tienen la vocación y la voluntad de ayudar; sin embargo, no son personas especializadas o que al menos tengan los conocimientos básicos para tratar a adultos mayores y por ello la necesidad de construir un marco jurídico regulatorio al respecto.

Antes que se nos pase, este viernes a eso de las once de la mañana habrá firma de convenio de colaboración entre el IEES Sonora, la Fiscalía de Delitos Electorales y el Tribunal Estatal Electoral, con la presencia del Nery Ruiz Arvizu, Alejandra Velarde Félix y Leopoldo González Allard, titulares de los organismos citados. 

El evento se llevará a cabo en el auditorio Adolfo Ibarra Seldner, ubicado en el edificio de la Fiscalía General de Justicia del Estado, ahí por la Rosales y vado del Río. 

Y hemos recibido un altero así de reacciones al anuncio sobre la nueva modalidad que tendrá en Sonora lo que se conoció como Escuelas de Tiempo completo y que dio a conocer el pasado miércoles el titular de la SEC, Aarón Grajeda. 

“O sea, ahora resulta que van a castigar a estudiantes quitándoles alimentos y horas clase por presuntas omisiones de autoridades educativas del pasado”, dice un mensaje al referirse a uno de los argumentos relativo a la falta de estudios y diagnósticos sobre los efectos nutricionales y de aprendizaje entre los beneficiarios de ese horario extendido. 

Hay comentarios muy duros respecto a ese gato por liebre y sobre todo a que se cuestione el porqué aulas escolares se convirtieron en guarderías, como si se propusiera que lo mejor hubiera sido que echaran a esas niñas y niños a la calle porque las escuelas no son para eso. 

Pero luego vamos a ordenar ese material que en términos llanos denuncia la falta de sensibilidad social del titular de la SEC, a quien incluso tildan de neoliberal y retrógrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×