fbpx
  • sáb. May 28th, 2022

ENTRETELONES

Mar 24, 2022

“VEO UN MÉXICO…”

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

El miércoles 23 de marzo de 1994, el Congreso del Estado estaba en período extraordinario de sesiones y desde temprano, diputadas y diputados del PRI y de la oposición, cabildeaban una propuesta de reforma constitucional enviada por el ejecutivo, Manlio Fabio Beltrones Rivera. 

Presidida por el diputado Daniel Trelles Iruretagoyena, la sesión del pleno pudo instalarse hasta eso de las tres de la tarde y las incidencias del debate eran seguidas por la fuente legislativa a través de un monitor en la pequeña y atiborrada oficina de comunicación social donde ahora es el área de recepción del edificio del Congreso del Estado. 

Desde hacía varios días se vivía un intenso trajín en el sector oficial y el priismo sonorense, toda vez que el jueves 24 se llevaría a cabo una magna concentración en Navojoa en lo que se consideraba sería el relanzamiento de la campaña de Luis Donaldo Colosio Murrieta, que a lo largo de las semanas anteriores había sido bombardeada por resentidos que agrupaba Manuel Camacho Solís y por retrógradas, recrudecida luego de aquel memorable mensaje del candidato presidencial del 4 de marzo. 

De hecho, el coordinador de tal evento en Navojoa era el oficial mayor del Congreso del Estado, el ilustre mayito, Horacio Valenzuela Ibarra y la bancada del PRI andaba apurada por dar trámite al orden del día de la sesión del miércoles, para sumarse a ese esfuerzo en el que Luis Donaldo sería acogido y aclamado por sus paisanos. 

Pasadas las cinco de la tarde y aún en curso la sesión, en la tele de la oficina de comunicación social se dio a conocer que el candidato del PRI había sido objeto de un atentado al concluir un evento en Tijuana y rápidamente se supo de la magnitud de la agresión; la sesión se suspendió; don Jesús Larios, diputado del PAN sufrió un colapso y fue trasladado para atención médica, en un caótico ambiente de estupor ante lo inimaginable. 

Poco más tarde un conocido agente del SISEN, cuya presencia en asuntos del congreso ya era usual, nos informó que don Luis Colosio Fernández, papá de Luis Donaldo, había fallecido mientras volaba a la Ciudad de México y decidimos llevar a esa oreja ante Trelles Iruretagoyena para que le compartiera tal información que el diputado inmediatamente desmintió y lo retiró de forma destemplada. 

Daniel tenía y siempre tuvo estrecha relación, prácticamente familiar con Don Luis y desde que supo lo del atentado mantuvo comunicación permanente con él, así como con el gobernador, con quien también tenía cercana relación y eran evidentes sus ocupaciones en esa infausta tarde noche en el Congreso. 

Así vivió este reportero ese doloroso episodio, que como bien se ha dicho, representó el parteaguas de la historia de este país y truncó lo que pudo ser la más profunda renovación, aseo y enérgica sacudida del sistema político mexicano, tal como lo había adelantado en su discurso del 4 de marzo. 

No por nada, a 28 años de su artero y vil asesinato, Luis Donaldo Colosio Murrieta es un factor que une, que unifica y cuyos postulados, que siguen siendo más vigentes que nunca, son coincidentes en prácticamente todas las plataformas de partidos y organizaciones políticas. 

Ya ven lo ocurrido en el Congreso del Estado, en donde tal como estaba previsto, este miércoles, se colocó su nombre con letras de oro en el muro de honor del salón de plenos para sumarse a otros ilustres sonorenses como Félix García Zuloaga; Adolfo de la Huerta, Alvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y Abelardo L. Rodríguez, así como al reconocimiento a las víctimas del Covid-19 y al personal de salud, además del Ejército Mexicano. 

A distancia avistamos atestado el coso legislativo dada la presencia a la develación del nombre, del gobernador Alfonso Durazo Montaño y por eso optamos dar seguimiento vía la excelente conectividad que ofrece el portal nataliariveragrijalva.com y así darnos cuenta de los macizos mensajes de la diputada presidenta de la Cámara de Diputados y del mandatario estatal. 

Nunca sobrarán palabras para describir lo que representaba Luis Donaldo para los mexicanos y particularmente para los sonorenses, antes de ser víctima de las balas del odio y en ese sentido, sin desperdicio la relatoría que ofreció Rivera Grijalva sobre el perfil, trayectoria y efectos de la tragedia en Lomas Taurinas en las nuevas generaciones de mexicanos. 

Decíamos del factor de unidad que representa Luis Donaldo desde su asesinato y que en estos tiempos pude ejemplificarse con la unanimidad al aprobarse la propuesta del diputado Fermín Trujillo Fuentes que culminó con el acto de este miércoles en el Congreso del Estado y que bien ponderó y destacó el gobernador en su mensaje. 

Muy expresivo el gobernador al reconocer a la actual representación popular sonorense al considerar que han realizado un trabajo legislativo excepcional e histórico, “y lo digo sin regateos y con absoluta convicción”, subrayó el mandatario estatal, al reconocer además a la diputada Rivera Grijalva por su conceptual mensaje sobre quien fuera quizás su amigo más cercano. 

Interesante su relato sobre cómo fue que se incorporó al equipo del entonces encumbrado en el régimen de Carlos Salinas de Gortari y como dicha experiencia moldeó su formación política y personal, que en nuestro caso, nos llega principalmente la recomendación inicial al asumir la secretaría particular de Luis Donaldo: buenas maneras con todos, todo el tiempo. 

Y esas buenas maneras todo el tiempo las practicó el gobernador al ingresar a la sala de plenos luego de ser recibido por la diputada presidenta y la coordinadora de MORENA, Ernestina Castro Valenzuela, haciendo pase de lista con saludos personales a diputadas y diputados, a excepción, sabe si de forma deliberada de tres representantes de la bancada del PRI, Ernesto de Lucas, Karina Zárate y Ely Sallard, aunque con Natalia tuvieron una representación de muy alto nivel, sin que tengamos idea si en su salida remedió la citada omisión. 

Si, los ideales de Colosio siguen siendo factor de unidad en la superestructura de México y esta unidad se manifiesta todos los 23 de marzo desde aquel miércoles 23 de marzo de 1994, así como también en propuestas y plataformas partidistas, unos de forma auténtica y otros por oportunismo, pero que no pervierten ese sentimiento unitario que generó el de Magdalena hasta antes de su vil sacrificio. 

A ese evento asistió buena parte del gabinete estatal, entre ellos el Secretario de Gobierno, Alvaro Bracamonte y el jefe de la oficina del ejecutivo, Rodolfo Castro Valdez, en tanto que Omar del Valle Colosio estuvo con las dos cachuchas: secretario de hacienda y sobrino de Luis Donaldo, así como sus hermanas Laura Elena, Marta y Marcela, entre otros de su extensa parentela. 

Por alguna razón, no estuvo sus hijos Luis Donaldo Colosio Riojas ni Mariana, aunque a lo mejor se reservaron para los tradicionales actos luctuosos en Magdalena, supuesto que no tenemos confirmación alguna y lo único seguro es que no estuvieron en el Congreso del Estado. 

Miren, en nuestro caso esta fecha nos conmueve y nos mueve a la reflexión sobre el trágico destino de un personaje que tuvimos el honor de conocer y tratar en los avatares reporteriles, desde que fue candidato a una diputación federal; ser electo candidato al senado de la república en mancuerna con Manlio Fabio Beltrones; al que acompañamos cuando rindió protesta a la dirigencia nacional del PRI; al que cubrimos sus visitas a Sonora, fuera como titular de la SEDESOL o dirigente de ese partido, o como padrino de una boda de altos vuelos en Hermosillo; quien nos conocía y nos llamaba por nuestro nombre y de tú; con quien en alguna ocasión desayunamos en la casa de sus padres en Magdalena y tomamos unas cervezas en Agua Prieta. 

En fin, siempre habrá añoranza sobre lo que pudo ser y no fue para México y los Sonorenses y que bueno que muchos políticos y mejor que el gobernador Durazo tengan el compromiso de mantener encendida la llama de la esperanza que prendió Luis Donaldo durante las semanas y meses de su campaña, con mensajes y posicionamientos cada vez más distantes del tradicionalismo discursivo de la clase política de todos los partidos de este país. 

Como decíamos, dimos seguimiento a esa sesión protocolaria a través de la página de la diputada presidenta de la legislatura y además, eureka, por fin pudimos acceder a la página del Congreso del Estado, en nuestro esfuerzo por documentar aquella sesión del pleno del 23 de marzo de 1994. 

Por ahí no se no se pudo, porque a algún geniecillo se le ocurrió un rediseño de ese portal o al menos en el apartado de legislaturas anteriores, espacio que fue eliminado, dejando solo uno referente a la historia del Congreso, que francamente es una estupidez, en la que además se rasura por demás torpe desde la XXXVII a la LV Legislatura. 

El rústico fígaro del rumbo debería restituir esos espacios o al menos ese donde cualquier interesado puede documentarse sobre la integración de todas las legislaturas desde el constituyente sonorense, que si bien esa información puede ser localizada en el llamado caché, en el portal oficial no aparece o si está, pues que avisen donde. 

Y vaya el polvaderón que levanta el duro gesto de reproche del presidente López Obrador hacia su mujer, doña Beatriz, luego que la no primera dama hizo un chiste que obviamente no le cayó nada bien a su consorte, aunque a otros que lo escucharon soltaron la carcajada. O sea, el presidente no solo ha perdido el sentido de la realidad, si no también el sentido de humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×