fbpx
  • sáb. May 21st, 2022

PLAZA ZARAGOZA

Abr 1, 2022

AL RESCATE DEL PROGRAMA DE REGULARIZACIÓN DE AUTOS CHOCOLATE

#DESPIERTASONORA

No llegan a mil los autos regularizados en Sonora. Solo un puñado cuando se contabilizaba, según datos del SAT en su momento, 750 mil unidades circulando en Sonora. Por su parte, las organizaciones defensoras del patrimonio familiar expresaban que en Sonora había de 350 a 400 mil carros afiliados a sus organizaciones.

La regularización fue siempre un reclamo, una exigencia de muchas familias; tanto que se convirtió en plataforma legítima de campaña. En Sonora, el movimiento fue encabezado por la hoy Senadora Sylvana Beltrones Sánchez, quien le expuso el tema a José Antonio Meade y éste lo incluyó en su plan de gobierno.

Estamos hablando de 2018. Hubo reuniones, manifestaciones y se presentaron compromisos y expectativas para la regularización de los vehículos. Las organizaciones “pafas” encabezaron los reclamos porque hay argumentos bastante sólidos para que el programa se llevara a cabo.

La Senadora Beltrones Sánchez presentó la iniciativa de legalización en septiembre de 2018, con una propuesta lógica, de ventanilla única, un pago justo (bajo) y la modificación de las reglas para la importación definitiva, de tal manera que no se volviera a presentar el fenómeno de la circulación ilegal de esos vehículos.

La iniciativa, aun cuando fue impulsada en diversas ocasiones, no se aprobaba en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

Finalmente, en octubre de 2021 y quizá ante el escenario de las elecciones estatales de junio de este año y el proceso de revocación de mandato, el Presidente anunció un acuerdo de regularización, pero ahí quedó…..

Después, en enero de este año se emitió el decreto respectivo pero con muchas lagunas de información en cuanto al procedimiento y los pasos a seguir. Nadie sabía nada, nadie informaba y hubo mucha especulación al respecto.

Empezó a salir información por gotero, información parcial que alimentó aun más las especulaciones. Luego el costo, 10 mil pesos o más; las agencias aduanales, el REPUVE, los registros municipales y muchos detalles que le quitaron el atractivo al programa.

La verdad es que alguien no supo organizar un proceso en el que tuvieron todo el tiempo del mundo para coordinarse, establecer una ruta, un proceso, costos y facilidades.

Ahora el programa no es atractivo. Los registros en línea no funcionan bien, el trámite continúa ante autoridades estatales y municipales. Como se dice coloquialmente, la regularización “no pegó”. Tan es así que el propio Gobernador ha tenido que salir al quite y solicita a los poseedores que aprovechen la oportunidad que ofrece el Presidente.

Ojalá cambie la percepción y el programa traiga los beneficios de certeza jurídica y además recurso a los ayuntamientos. Suerte.

DESDE EL KIOSCO

¿QUÉ SERÁ DEL TRANSPORTE PÚBLICO? Otro gran reto para cualquier administración en un tema por demás contaminado. Las empresas concentradoras no cumplieron lo que estuvieron prometiendo y lo que sí hubo, es que muchos millones de pesos llegaron a unos pocos, mientras que el servicio nunca ha tenido mejoría. ¿Se podrá hacer algo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×