fbpx
  • mié. May 25th, 2022

REVOCACIÓN. POLARIZACIÓN CIUDADANA

Abr 1, 2022

DR. RAÚL HÉCTOR CAMPA GARCÍA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

“La libertad le dijo un día a la ley: Tú me estorbas.

 La ley le respondió a la libertad: Yo te guardo”.

Pitágoras. Matemáticos y filósofo. (Grecia 572 a.C.- Italia 497)

El clima de polarización ciudadana desde el inicio del actual régimen, ha sido tema persistente desde el pódium matutino por quien sus seguidores consideran el “Rey número non”, que habita en el palacio construido en la época colonial; donde el presidente se siente transportado a esa época, cuando despierta para sus mañaneros mensajes o cuando se pasea por sus amplios y hermosos pasillos. Palacio “que no lo tuvo ni Obama”.

    Uno de los temas, como todos los que ha puesto “sobre lo mesa mañanera” el presidente, es su insistente convocatoria a la Revocación de su mandato, sugerencia anticonstitucional si la propuso el mismo, desde su púlpito palaciego. Tema que ha polarizado y sigue polarizando a población: Unos a favor del mandatario y otros en contra. Incluso la ciudadanía que no está a favor del presidente, están con el dilema de ir a votar o abstenerse de ser parte de esta faramalla que para muchos representa esta consulta ciudadana de Revocación del Mandato. Hay que recordar que el 2018 AMLO ganó la presidencia con 30 millones de votos que representó un poco más del 32% del padrón electoral (solo votaron del total 93 millones de inscritos al INE, el 53%,). Cierto es que el otro porcentaje de NO participación, representa el valemadrismo social en la política chimiscolera de nuestro país que ha llegado en ocasiones a más del 60% de abstención del Padrón del INE. Asunto grave, propio de países tercermundistas. Esta situación le ha convenido a los Partidos en el poder. Le convino al PRI, es su momento y ahora a MoReNa también. Que tal parece que el primero esta mimetizado en este último. Y algunos de otros partidos con su pragmático gandallismo en busca de huesitos. Pero lo de la “revocación” es diferente, es uno más de las acciones de polarizar a la población; un acto de proselitismo oficial. Tenga más o menos votos, el presidente tiene la obligación de cumplir el periodo. A menos que …

    Pero entrando al asunto ¿Cómo se definen los términos Revocación, Ratificación, Plebiscito, Referéndum?

 Se define la Revocación de Mandato como el procedimiento institucional que permite la remoción de los representantes electos por parte de sus electores. La revocación de mandato procede de una solicitud por parte de la ciudadanía para someter a consulta pública la continuidad de un gobernante cuando se presente alguna causa grave que amerite su destitución.

La Ratificación de Mandato, inspirada en la figura de revocación de mandato, es una herramienta de participación con la que el ciudadano puede evaluar, a través del voto libre, directo y secreto, el trabajo de algún gobernante; la ratificación es prácticamente. una consulta popular. Ambas figuras (Revocación y Ratificación), poseen cualidades similares como mecanismo para el mejoramiento y consolidación del proceso democrático.

Plebiscito “es la consulta que se hace al pueblo para que por voto directo y secreto apruebe o rechace la adopción de una medida gubernamental o una política determinada”

definición de Referéndum: “(Del lat. referendum, gerundio de referre). Procedimiento jurídico por el que se someten al voto popular leyes o actos administrativos cuya ratificación por el pueblo se propone”. Otros jurisconsultos definen al referéndum como “la consulta que se hace al pueblo para que por voto directo y secreto apruebe o rechace un texto constitucional, legal o un tratado internacional”.*

    En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, todos lo anterior está normado en sus artículos, que los expertos han explicado, pero tal parece que cada quien los interpreta, como cada cristiano a la Biblia, según las diferentes iglesias (“variedad” de cristianismo: católicos, adventistas, etc.) -entiéndase esto como: diferentes adeptos a cada partido político, líderes mesiánicos o intereses grupales. Y a los que no somos expertos o no sabemos nada de térmicos jurídicos sobre el tema, nos confunden más y nos ponen “como carnada en medio de la torta grillezca”. Por lo que les recomiendo dos fuentes de consulta siguientes, para “tan siquiera” saber un poco de que se trata toda esta parafernalia electorera, incitada por el mandamás del Palacio Virreinal:

(*Fuentes: Cárdenas-Gracia Jaime ¿Es la Revocación del Mandato un instrumento plebiscitario? https://archivos.juridicas. unam.mx/www/bjv/libros/12/5672/9.pdf. y: De los Santos-Olivo, Isidro. Plebiscito y Referéndum. Concepciones terminológicas entre la Democracia Directa y la Representativa. Puntual Tratamiento en el Constitucionalismo Estatal Mexicano y Comparado. https://archivos.juridicas.unam.mx/…/libros/6/2921/21.pdf)

    Ante la incertidumbre y el “sospechosismo maquiavélico” de las huestes gubernamentales, para complacer los caprichos palaciegos electoreros para el 2024, con un congreso que cambia “ad hoc” la legislación, como cínicos violadores a la tan manoseada Constitución Mexicana, para que hagan campañas abierta de proselitismo para que SIGA EN EL PODER el presidente; para ratificarlo en una farsa de revocatoria. Farsa, porque el mandatario constitucionalmente debe de seguir gobernando, sin “tanto brinco donde saltan enormes gastos publicitarios que han sembrados en todo el país para tal despropósito estando el piso tan parejo”. Y lo peor, seguir polarizando a todos los mexicanos: de un PPS (Pinchi Pueblo Sabio …pero jodido y contento: Feliz, feliz, feliz).

    O tal vez, el presidente se sienta cansado, escuchando pasos en la azotea en su salud (Ojalá que no se enferme), y quiera de una vez dejar que otro continue su Proyecto de Nación no culminado o quizás el síndrome de la broncemia que contagia a todo gobernante, se le ha exacerbado y desea perpetuarse, aunque sea en una estatua o un busto en un enorme pedestal desde donde visualice a una Nación Bolivariana. O tal vez desea estar al lado de Benito Juárez (aquel que si no hubiera muerto “todavía gobernara”), en su Hemiciclo de la Alameda.

     Por lo pronto me reservo mi derecho de no votar en esta consulta impopular del 10 de abril de este año, ejerceré mí abstencionismo activo. Y sí primero Dios y la Ciencia, me presta vida para el 2024 iré a ejercer mi voto ciudadano el 2024. En estas elecciones del 2024 sí los Invito a participar, ejerciendo nuestro voto con libertad y reflexión. México nos necesita a todos. Menos a los malandros.

raulhcampag@hotmail.com @RaulHectorCampa1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×