fbpx
  • sáb. May 28th, 2022

ENTRETELONES

Abr 8, 2022

BUENA QUEMAZÓN

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

No es cualquier cosa destruir a base de fuego poco mas de cuatro y media toneladas de diversas drogas, entre ellas, más de tres toneladas de metanfetamina, más de un millón y medio de pastillas de fentanilo, casi 100 kilos de heroína, poco más de 660 kilos de mota y casi 240 litros de metanfetamina líquida y ello ocurrió este jueves en área despoblada rumbo a Bahía de Kino. 

Duro el golpe a las finanzas del narco, ya que según cálculos oficiales, el valor de esa droga en el mercado les hubiera redituado ingresos por alrededor de 100 millones de dólares y lo principal, como bien dijo el gobernador Alfonso Durazo Montaño, no llegará a jóvenes y no tan jóvenes de esta entidad, ya que buena parte de lo que fue quemado se queda para el consumo local. 

El evento se llevó a cabo en un predio cercano a Hermosillo rumbo a Bahía de Kino y por problemas mecánicos de nuestro vehículo no pudimos hacer la cobertura correspondiente, cuando sabíamos que la quemazón estaría muy buena dado el volumen histórico decomisado por distintas autoridades en acciones y operativos realizados en semanas pasadas. 

Francisco Sergio Méndez, ya convertido en vocero cuando se trata de comunicar resultados de la lucha contra el narcotráfico dio a conocer a detalle sobre el tipo de drogas apiladas, incluidas también, plantas de mariguana, opio, Diacetilmorfina y tabletas MDMA. 

No tenemos información relativa a cuantas personas fueron aseguradas en esos operativos, ni donde ni cuando se llevaron a cabo pero el hecho es que ese monumental alijo de distintas drogas ya son cenizas y no serán factor en la incidencia delictiva que tanto afecta a todos los sectores de la sociedad y a las familias sonorenses. 

A la par de esa tan buena quemazón, en Hermosillo se dio a conocer el operativo especial de seguridad, orden, limpieza y esparcimiento que implementará el Ayuntamiento para que residentes y visitantes disfruten en santa paz la semana santa con la participación de 380 servidores públicos municipales. 

El evento fue presidido por el director operativo de la secretaría del ayuntamiento, David Galván Cázarez, quien acorde a las instrucciones del alcalde Antonio Astiazarán, dio a conocer las diversas vertientes que se atenderán en la procuración de lograr un saldo blanco durante el asueto. 

Un total de 280 policías municipales cubrirán con tareas de vigilancia y seguridad vial, en turnos de 12 horas, las áreas rurales Poniente y Oriente, particularmente en las carreteras 100, que enlaza a Hermosillo con Bahía de Kino, y la que conduce a Ures, en virtud de su incremento de conductores durante el asueto de semana mayor y sobre aviso no hay engaño: habrá cero tolerancia para conductores borrachos. 

El operativo inicia el miércoles y concluye el domingo a la media noche, pero no por andar ocupados en esos menesteres, se mantendrá presencia policial suficiente en la cabecera municipal para la prevención del delito, destacando la confluencia de diversas dependencias municipales para acondicionar terracerías, accesos a comunidades rurales, jornadas de limpieza preventivas y durante los días santos, entre otras acciones de tipo cultural; vigilancia y apoyo de salvavidas en playas de parte de los Bomberos, vigilancia para espectáculos programados y de control del ambulantaje. 

Toño Astiazarán no estuvo porque fue a cumplirle a los vecinos de la colonia Miguel Hidalgo, en donde puso en marcha obra de vialidad con concreto hidráulico que resolverá problemas de polvo y para desfogar aguas pluviales, todo con una inversión de poco más de cinco millones de pesos. 

Eso sí, nos dimos breve vuelta por el Congreso del Estado, en donde a nombre de la bancada del PRI, la diputada Ely Sallard propuso adiciones diversas disposiciones a la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, con el fin de clasificar los tipos de violencia que sufren nuestros viejitos y lo mejor de todo es que fue aprobada por unanimidad. 

Para que se den cuenta de la importancia de dicha propuesta, se calcula que entre 20 y 30 por ciento de los adultos mayores, sufre violencia psicológica, económica, sexual, física o abandono y las mujeres son quienes la padecen más, debido a factores socioculturales y a que su esperanza de vida es mayor, por ello, se tipifica la violencia del adulto mayor en: violencia psicológica, violencia física, violencia patrimonial, violencia económica y violencia sexual. 

Sin salirnos del rumbo, buena la aportación del periodista Gilberto El Mensajero Armenta, quien en su columna más reciente informó cómo se las gastan los que se dicen diferentes en materia de medios de comunicación y nos llama la atención esa distribución voluntarista, sujeta a amiguismos y a ocurrencias del gasto destinado a dicho rubro, en donde todo indica bien debería echarle un ojo la contraloría del poder legislativo, destacando además el nacimiento de nuevos sitios “noticiosos” de internet con nombres tan chilos como piedra, éxodo, caja, mamba, el ojo, fotografía, plaxma, banda, voces y campo, a quienes se les paga para que divulguen asuntos del Congreso del Estado, tal como comenta nuestro compa Mensajero. 

También está el caso de que para efectos de simular equidad entre las bancadas en la definición medios que tienen oportunidad de facturar a ese poder del Estado, algún vivillo acreditó dos, tres y hasta cuatro medios de comunicación de presentaciones diversas, a determinado grupo parlamentario, sin que sus integrantes hayan tenido que ver en tales decisiones. Donde quiera hay rateros, pues. 

Mientras tanto, popularizada como “es la economía, estúpido”, la frase “The Economy, stupid”, fue la llave que abrió las puertas de la Casa Blanca a Bill Clinton frente al presunto imbatible George Bush, el viejo, en la elección de 1992 y ya después se ha aplicado para destacar temas considerados esenciales. 

Lamentablemente, en el México de estos 30 años después, su aplicación se adapta a los distintos rubros de la gobernanza y no solo a la economía, como fue el caso de la advertencia de Clinton a su adversario, para que atendiera lo importante y no se entretuviera en peteneras no tan ligadas a la vida cotidiana de los ciudadanos y sus necesidades más inmediatas. 

“Es la seguridad, estúpido”, podría ser la permanente llamada de atención que los mexicanos podríamos hacer al presidente Andrés Manuel López Obrador; “Es la salud, estúpido”, pudimos decirle durante la pandemia por el Covid-19; “Es la honestidad, estúpido”, debió aplicarse de tres años hacia acá; “Es la inflación, estúpido”, en los últimos dos años, y “Es México, estúpido”, es la recomendación mejor actualizada en estos tiempos para el inquilino de Palacio Nacional. 

No olvidar que la sugerencia es para que los gobiernos atiendan lo importante, a lo que realmente importa a la gente, que con todo respeto, López Obrador con todo el epíteto encima, solo la utiliza como materia de discurso y la utiliza con fines propagandísticos para justificar excesos, en su objetivo de hacer de México una copia de su desquiciada imaginación. 

De “Es México, estúpido”, debió tomar conciencia el presidente desde que asumió el cargo y si bien algunos podrían considerar que aún es tiempo de hacerlo, obviamente ya cruzó el punto de no regreso con su entretenido activismo para concentrar en él los tres poderes del Estado, destruir o desmantelar organismos autónomos y desdeñar el cumplimiento de la ley porque a él no van a ir con esos cuentos. 

Desde hace meses el presidente se ocupa en denostar a periodista para defender la “honorabilidad” de su familia; en desdeñar el marco jurídico constitucional del país; en promover de forma ilegal su imagen a través de una consulta pedorra; en someter a ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; en apoyar las venganzas del Fiscal General de la República; en perfilar a su sucesor en la presidencia; en devastar la selva solo por satisfacer un capricho; en romper compromisos de intercambio comercial y de inversiones extranjeras; en solapar al crimen organizado; en eliminar programas sociales; en incrementar la deuda externa; en hacer amarres con las fuerzas armadas por aquello de no te entumas, y así. 

Mientras tanto, esa realidad que le es ajena, no entiende y no le importa, indica que la inflación registró en marzo su mayor alza en 21 años, ubicándose en 7.55 por ciento, porcentaje no visto desde enero de 2001, según el último informe del INEGI, con prospectivas al alza en los próximos meses que podrían acelerarse por el torpe manejo de la economía. 

Este golpe a la economía popular y a las finanzas de millones de familias mexicanas por supuesto que no es su tema, porque lo suyo será festinar porque a fin de cuentas en la SCJN, la mayoría de los ministros acataron sus instrucciones y negaron la inconstitucionalidad de la propuesta de reforma eléctrica, esa con la que pretende premiar a la CFE por sus ineficiencias. 

Vienen tiempos muy difíciles para la economía mexicana como efectos del rompimiento de reglas que rigen los mercados mundiales y su intercambio entre países, pero por lo pronto, desde hace meses se siente, se percibe el ya no alcanza, con continuadas alzas en productos de la canasta básica, artículos de aseo personal, gasolinas, carnes, enlatados, frutas, verduras, leche, leche en polvo y enlatada, artículos de vestir, servicios mecánicos, enseres del hogar y muchos más, que se agravan por las limitantes en la contratación de servicios del sector público y privado por la incertidumbre prevaleciente. 

Pero ese no es tema del presidente, ya que se mantiene en su contentillo de dispersar minucias con fines de plagiar conciencias y que para nada han reducido la pobreza ni la marginación, así como tampoco es tema la violencia criminal en vastas regiones del país; el desabasto de medicamentos, la rampante corrupción gubernamental y particularmente en su círculo cercano y familiar. 

A lo mejor podríamos hacerlo reaccionar con un masivo “Es México, estúpido” y qué mejor que sea con un masivo desprecio social en su consulta pedorra de este domingo, jornada en la que apuesta para reverdecer laureles, pero que la tendencia es que avanza rápidamente para pasar como la decepción más grande del presidencialismo mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×