fbpx
  • lun. May 23rd, 2022

ALEGORÍAS

Abr 9, 2022

LOS AMLOVERS

JESÚS HUERTA SUÁREZ / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Nunca había conocido una tribu tan surrealista como los Amlovers. Sí, esos que en el nombre llevan la penitencia: aman a AMLO a pesar de cada día las cosas en el país están peor.

Ustedes ya saben que el amor es ciego, de ahí que todo le festejen a su amado; para ellos todo es perfecto y un poco más. Él representa el avatar en la vida; representa la perfección y la honestidad hecha hombre. Estos Amlovers, como orgullosos se hacen llamar, son enemigos de la autocrítica. Para ellos, por arte de magia, todo en el país está bien y vamos rumbo al primer mundo, pero un mundo con tintes rojillos como buenos pseudo izquierdistas de escritorio. Los que se están beneficiando económicamente de manera directa por idolatrar al presidente a toda hora y los que están haciendo negocios en lo obscurito. Los que gracias a la gran corrupción que ha imperado en México desde años atrás, son extremadamente pobres, tanto que no han tenido acceso a la educación, y llega un político hablándoles a su nivel, diciéndoles lo que están urgidos de oír, mientras reciben dádivas que son mucho mejor que nada, sobre todo, a la hora de votar. Están, también, los que sueñan con un México de izquierda desde la comodidad su departamento de lujo. También, están los que en verdad creen que la izquierda va a salvar al mundo. Los que creen que ser rojillos los hace intelectuales y los que odian tanto al PRI y al PAN que son capaces de idolatrar ciegamente a quien los aborrezca públicamente como lo hace diariamente el presidente. Sienten que con odiar a los corruptos de antes es suficiente para curarse en salud de los corruptos de ahora.

En el mundo de los Amlovers la ineptitud y el idealismo desacerbado son ingredientes esenciales de ese cóctel surrealista que han venido preparado. Los adoradores de AMLO han llegado a decir que quisieran que su presidente se reelija, luego que siga su esposa de presidente, y después que cada uno de sus hijos hasta lograr ese país maravilloso que tienen en mente. Para ellos no importa que su amor no sepa hablar mientras no deje de hablar y de culpar a los demás de sus yerros. Para los Amlovers solo existen tres colores, el blanco, el negro y el rojo: o estás conmigo o estás en mí contra, y el rojo, para ellos representa su ideal político, pero en la realidad no es más que el color con el que a diario se tiñen las calles de este hermoso país.

Pero, a los Amlovers hay que decirles, aunque no entiendan, que amar ciegamente a un político o gobernante no es bueno y no es sano, sobre todo para el gobernante que de inmediato pierde el piso. Hay que decirles que tanta idolatría ha provocado que él se sienta el mesías y que ellos lo vean como un Cristo contemporáneo, cuando, en realidad, solo es un mitómano sin aptitud para gobernar. Los resultados están a la vista, pero como el amor es ciego no lo pueden ver, porque, en tierra de ciegos, el tuerto es rey.

Los fanáticos del presidente creen a pie juntillas que los que criticamos a su ídolo lo hacemos porque perdimos algún privilegio que nos daban los anteriores gobernantes

Los Amlover dicen ser una familia que revolucionará a México con su llevada y traída Cuarta Transformación, pero si él les dice tírense a un pozo, lo harían porque viven en una ficción paralela llena de demagogia y populismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×