fbpx
  • mié. Jun 29th, 2022

ENTRETELONES

May 26, 2022

DEFINICIONES

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Después de casi nueve meses de gestación, por fin el Comité Ejecutivo Nacional del PRI parió la convocatoria que establece las bases para la renovación de la dirigencia de ese partido en Sonora, generando sólo el rechazo y cuestionamientos de solo un aspirante, Jesús Humberto Robles Pompa. 

La convocatoria dada a conocer es un “machote” cuyas reglas y términos se aplican en todas las renovaciones de dirigencias, de acuerdo a lo que establecen los estatutos de ese partido político y como tal, prevé el registro de una fórmula única de aspirantes y también la opción de ir a un proceso interno de elección cuando sean dos o más registros. 

Así las cosas, llegaron los tiempos de definiciones entre quienes procuran relevar a Ernesto de Lucas Hopkins de la presidencia del CDE y la secretaria General, Kitty Gutiérrez Mazón, cuando sabemos que la decena de pretendientes, ya sostienen prolongadas reuniones donde se explora posible acuerdo de unidad que simplifique las cosas y propósito evidente del delegado especial, Jorge Meade Ocaranza. 

El mejor escenario para la nomenclatura estatal y nacional del PRI, es que se cumpla la primera opción que marca la convocatoria respecto al registro de una sola fórmula o que de la revisión de los cumplimientos para dichos registros, solo quede una, que según observadores de estos menesteres, es lo más probable dados los requisitos establecidos. 

Habrá que ver qué posibilidades tienen para conseguir los apoyos requeridos el ya citado Buitre, Iris Sánchez, Zaira Fernández, David Palafox, Pascual Soto, Emeterio Ochoa, Bulmaro Pacheco, Onésimo Aguilera, Rogelio Díaz Brown y Pedro Ángel Contreras, porque hay quienes nos aseguran que quienes tienen tal posibilidad son dos, máximo tres, dadas las condiciones establecidas por la convocatoria. 

De acuerdo al cronograma, el viernes tres de junio, entre las once de la mañana y una de la tarde será el tiempo de los registros de las fórmulas de aspirantes; en 24 horas deberá emitirse el dictamen sobre la procedencia o no de los registros, en función del cumplimiento o no de los términos de la convocatoria; de haber apelación, se otorga un plazo de otras 24 horas para cubrir omisiones. 

El escenario de una sola fórmula registrada prevé prácticamente la automaticidad reglamentaria e inmediata de reconocer a la nueva dirigencia, para posterior a los protocolos estatutarios del caso, convocar a la reunión de la toma de protesta, lo cual podría estar ocurriendo el 11 de junio a más tardar y así cumplirse con la fantasía de la unidad partidista. 

Sabe si tal objetivo sea cumplido cuando la generalidad de las opiniones, incluidas las de las y los aspirantes, eso sería lo mejor que le pudiera ocurrir al PRI-Sonora, aunque como siempre ocurre en estos casos, los acuerdos de unidad solo son buenos si tal unidad gira en torno a las propuestas de cada quien y para destrabar eso se requiere de habilidades que dicen que tiene el delegado Meade. 

Pues de no lograrse, la convocatoria incluye las reglas para un proceso interno donde dos o más fórmulas harán campaña hasta la medianoche del 21 de junio entre los alrededor de 650 consejeros acreditados, para que tres días después, luego del conteo, se defina la formula ganadora. 

Tal opción no es la gran cosa luego de que en el caso de tres o cuatro aspirantes ya tienen meses haciendo su chamba y 20 días más no debería pintar, quedando solo cuidar las formas y mantener el control para que no se descompongan las cosas. 

Por supuesto que no faltan esos que cuestionan con muletillas como “son los mismos de siempre”, o que cuestionen que fulano, zutano o mengana haya trabajado o formado equipo con exgobernadores, descalificaciones sin sentido porque no puede ser de otra manera, porque ni modo que busquen la dirigencia personajes desconocidos, sin trayectoria partidista ni en el servicio público. 

Ellas y ellos, todas y todos, han sido parte de administraciones municipales o estatales del PRI aliados y aliadas de la exgobernadora y de exgobernadores y relacionados con por ejemplo, el empresario Ricardo Mazón, a quien se le atribuyen poderes hasta extrasensoriales en todo lo que ocurra en torno a esas siglas partidistas, y en eso, dicen que ya es tan competitivo como el mismo Manlio Fabio Beltrones. 

Sin demeritar los esfuerzos y aspiraciones de nadie, permea entre opinólogos y comentócratas, que la jugada está entre Zaira Fernández, Pascual Soto y Bulmaro Pacheco, a quienes postulan como posibles puntos de confluencia de voluntades entre el resto de aspirantes, sea para unificarse por el registro de una sola fórmula o dar la pelea en el proceso de elección si hay más de dos registradas, que desde nuestro punto de vista, podría agregarse a dicha tercia a Rogelio Díaz Brown, como eventuales relevos del Pato y de la Kitty. 

En este contexto, la apuesta sería que ese proceso interno culmine en los mejores términos, siempre bajo la perspectiva de la necesidad de que una oposición fuerte deriva en factores de equilibrio y de contención al impulso natural y pretensiones de avasallamiento del partido en el poder, y por eso, la necesidad de que sea el PRI, el PAN, el MC o el PRD, deban fortalecer su representación ante la sociedad sonorense, lo cual favorece incluso al gobierno de Alfonso Durazo Montaño, al abonarle más legitimidad a la que ya tiene. 

En eso de las definiciones también se inscribe el nombramiento de quien pase a ocupar la influyente y estratégica posición como Auditor Mayor del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización, trámite que se cumplimenta en el Congreso del Estado, en donde ya se llevaron a cabo las entrevistas con 14 aspirantes, tal como fue convocado por la Comisión de Fiscalización que preside Natalia Rivera. 

Estuvimos muy atentos a las entrevistas de quienes se registraron para ocupar la influyente y estratégica posición de Auditor Mayor del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización y de acuerdo a lo que expusieron las cuatro damas y 10 varones aspirantes, podríamos asegurar que la competencia es entre dos: Karla Ornelas Monroy y Patricia Eugenia Argüelles. 

Interesante escuchar las respuestas a un buen cuestionario que les fue planteado a las cuatro damas y 10 varones que a fin de cuentas serán sometidos a una evaluación no por la comisión dictaminadora, si no por la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, para que en base a sus conclusiones, seis aspirantes sean sometidos a la decisión del pleno en sesión extraordinaria convocada para el próximo siete de junio. 

Como se sabe, en la polla están las citadas Karla Ornelas y Patricia Eugenia Argüelles, así como Marco Antonio Celaya, Eleazar Acosta Enríquez, Ricardo Romero Sobarzo, José Federico Cota, Beatriz Elena Huerta, Eduardo Iván Estrada, Mario Arvizu Real, Ali Becerra Dessens, Alfonso Humberto Ruelas, Manuel Alaniz Rivera, Rosalva Díaz Kirk y José Othón Ramos Rodríguez. 

No nos consta, pero desde diversas fuentes nos comentan que en este proceso de selección para encontrar titular para el máximo ente fiscalizador de esta entidad, hay un fuerte jaloneo entre el contralor Guillermo Noriega; el secretario de la Consejería Jurídica, Adolfo Salazar Razo y el Secretario de Gobierno, Álvaro Bracamonte, sin que tengamos la menor idea de cómo andan los momios, dándose por sentado como conclusión firme, de que el Memo presiona hasta con arrogancia y falta de respeto a los diputados, para que su subordinada, la Paty sea la escogida. 

Como sea, a fin de cuentas, dado el control que tienen los inquilinos del Palacio de Gobierno sobre la mayoría de la legislatura sonorense, la selección será decidida en dicha instancia y las y los diputados solo habrán de avalarla  y la verdad es que no hay mucha escogencia dado el bajo perfil de postulantes, antecedentes, ignorancias y simpladas que exhibieron en las entrevistas, frente a la claridad con que expusieron por ejemplo la Karlita y la Paty, la primera con toda una carrera temas de control del gasto, transparencia y fiscalización en la administración pública y la segunda por sus servicios prestados en áreas de la contraloría del municipio de Hermosillo y ahora en el gobierno estatal. 

Cumplieron bien las comisionadas encabezadas por Natalia Rivera, las diputadas Rosa Elena Trujillo Llanes, Diana Karina Barreras Samaniego y Ernestina Castro Valenzuela, así como los diputados Fermín Trujillo Fuentes y Ricardo Lugo Moreno, sin que nos reportaran si como parte de su chamba solo se concretaron a remitir las respuestas aspirantes al cuestionario que fueron sometidos o incluyó alguna recomendación, desglose o sugerencias que iluminen la sesera integrantes de la CRICP, con el fin de que lo que llegue al pleno, sea lo mejorcito de donde escoger. 

Se asegura que además de las dos damas mencionadas, en el six que propondrá la CRICP al pleno en la sesión del 7 de julio, estarán Alfonso Humberto Ruelas, Ricardo Romero Sobarzo, Eduardo Iván Celaya y Marco Antonio Celaya, éste último empujado por el influyente y primer empresario del actual gobierno, David Alfonso González Morillas, sin que tengamos idea del peso que tenga su turbio paso, de ambos, por la administración de Guillermo Padres y más tratándose en asuntos de fiscalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×