fbpx
  • jue. Jun 30th, 2022

Imprescindible sustituir el Acueducto Independencia con la desalación: Movimiento Ciudadano por el Agua

Jun 1, 2022

#DESPIERTASONORA

Recibimos con desagrado y preocupación la noticia de que la Comisión Estatal del Agua, con la complacencia de CONAGUA, puso en marcha una bomba más para incrementar las extracciones de agua que ilegalmente realiza el Acueducto Independencia desde el vaso de la presa Plutarco Elías Calles (EL Novillo), para trasvasarlos a la ciudad de Hermosillo. Las autoridades municipales de Hermosillo, mienten cuando dicen que solo están trasvasando “los volúmenes autorizados”. Cada metro cubico que se transporta por el acueducto es ilegal. Los acuerdos corruptos entre el gobierno de Padrés y Peña Nieto, para mantener la operación de la obra, no deben de estar por encima de la ley, y mucho menos deben de ser consentidos por el actual gobierno.

Con el encendido de la tercera bomba, muestran la intención de que están dispuestos a operar las cinco bombas instaladas en la plataforma de extracción del acueducto. Que lo hagan en medio de uno de los episodios más dramáticos de sequía, muestra un desconcertante desprecio hacia los habitantes del sur de Sonora, donde está incluida la Tribu Yaqui.

La decisión de CONAGUA y la CEA, le introduce una contradicción al discurso del Gobernador del Estado, Alfonso Durazo, quien el martes 17 de mayo, en Ciudad Obregón, admitió que la sequía que se padece pone en evidencia que el Acueducto Independencia no resuelve la falta de agua, ni es la solución. Y reconoció que se debe pensar en la desalación de agua de mar como la alternativa para la falta de agua en Sonora. También admitió la incertidumbre jurídica (ilegalidad) en que se encuentra el acueducto  y que se sujetaría a lo que se resuelva en los tribunales.

La puesta en marcha de otra bomba de succión, deja el discurso del gobernador en el vacío, contraviene su disposición de mantenerse a la espera de lo que resuelvan los tribunales. Se repiten los atropellos y los actos de fuerza –sostenidos durante la última década- para imponer, por la vía de los hechos, lo que jurídicamente está en entredicho.

Quienes desde el sur de Sonora, nos hemos opuesto a que las aguas del Río Yaqui cobren otro uso y destino, hemos manifestado nuestra demanda de que se cancele el pernicioso acueducto. No somos los causantes del conflicto, solo nos hemos defendido por la vía del derecho y con la movilización social.

Nuestra postura se reconoce con la solución al problema, no con negociaciones que vayan en detrimento de los intereses de los habitantes del sur de Sonora. Mantenemos la convicción de que gestionar más agua por medio de la tecnología de la desalación, para disminuir el estrés hídrico en nuestras cuencas hidrológicas, es uno de los principales instrumentos que le puede dar viabilidad a un desarrollo regional armonioso y creciente.

Manifestamos nuestra disposición a unir esfuerzos emergentes con las autoridades para unificar a Sonora en un plan hídrico visionario y vanguardista, que tenga como eje conceptual el principio de gestionar más agua con la desalación y la construcción inmediata del segundo módulo en el mismo espacio que ocupa la planta desaladora en el litoral del Cochorit, municipio de Empalme, con la capacidad para robustecer el abastecimiento de agua de Guaymas-Empalme, la zona turística de San Carlos y la ciudad de Hermosillo.

Admitir que Sonora requiere de más agua y no perpetuarse en el conflicto que propicia el reparto de la que no alcanza, reclama la consecuente e ineludible decisión de cancelar la operación ilegal del Acueducto Independencia. Los errores cometidos por los gobiernos anteriores, no son fatalidades. El acueducto solo nos condena si lo admitimos como imprescindible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×