fbpx
  • mar. Jun 28th, 2022

ARCHIVO CONFIDENCIAL

Jun 15, 2022

REALIDADES EN EL PRI

ARMANDO VÁSQUEZ A. / COLUMNISTA

Realidades en el PRI Sonora

COMO DIRÍA JACK, vamos por partes.

Primero. – Las prerrogativas del PRI son de 20 millones 862 mil 606.74 pesos. Mensualmente es poco más de un millón 738 mil pesos. Cuenta con oficinas propias en Obregón, Navojoa, (Casa del Pueblo), SLRC, Peñasco, Huatabampo, principalmente, el resto, las renta incluido las del comité municipal de Hermosillo.

En el 2021, el 50 por ciento de las oficinas de todos los municipios se cerraron ante la falta de financiamiento, sobre todo las ubicadas en municipios pequeños y varios medianos. 

Actualmente el mantenimiento de los edificios es nulo. Se debe cargar a su vez con el pago de luz, agua, gasolina, teléfono e internet, así como salarios que en el caso del comité estatal se le paga a una docena de funcionarios que ganan mensualmente entre 30 mil, los menos y cincuenta mil pesos, los más. Hay personal también de salarios mínimos para los conserjes y hasta diez mil pesos para secretarias y choferes cuando se puede.

En los comités municipales se cuenta a su vez con personal de base y de confianza que erogan cantidades de entre 20 y 30 mil pesos mensuales dedicados cien por ciento al partido. A esto hay que sumar la operatividad política que se lleva otra manga de recursos, sobre todo en el aspecto de gestión social.

¿Cuánto requiere el PRI para funcionar adecuadamente?… los conocedores hablan de entre cinco y seis millones de pesos mensuales.

Sin embargo, pesa, como espada de Damocles, sobre el PRI una veintena de demandas laborales de diferentes partes del Estado, entre las cuales sobresale una en particular, la interpuesta por el cananeense Fermín Espinoza –hará quince años fue despedido injustificadamente como subsecretario de Organización–, quien ganó los laudos respectivos y la autoridad está o en eso anda, obligando al instituto político a pagarle doce millones de pesos que es en lo que va la demanda hasta el momento.

Segundo. – Este período electoral en la que participan dos planillas se significó por el uso de las impugnaciones, pero sobre todo las que no se presentaron.

Vale agregar que los registros de las dos parejas de contendientes cuentan con los requisitos estatutarios debido y sobre los estatutos del PRI no prevalecen las convocatorias. De hecho, se tienen dos precedentes que son Sinaloa y Nuevo León en los cuales las impugnaciones obligaron a las comisiones respectivas del PRI nacional a dar marcha atrás –vía tribunales–, a la imposición que querían hacer desde las oficinas centrales.

Lo curioso del caso Sonora es que la planilla de Onésimo Aguilar e Iris Sánchez Chiu impugnaron la de sus contendientes, Zaira Fernández y Pascual Soto, alegando que no cumplieron con los requisitos legales de la convocatoria. La queja fue interpuesta ante la Comisión Nacional de Procesos Internos el pasado cuatro de junio y dicho órgano no respondió en tiempo y forma pues el sábado 11 se le venció su plazo. Esta impugnación pasó ahora a manos de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria que a lo mejor para cuando usted lea esto ya haya dado su resolución.

Lo contradictorio de esto es que Onésimo e Iris no impugnaron (ya no pueden hacerlo pues se pasaron los tiempos legales), la falta cometida por la CN de Procesos Internos por no haber resuelto su caso en el debido momento.

En el caso de Zayra y Pascual, no impugnaron la convocatoria para lo cual contaban con 24 horas. Tampoco lo hicieron con la falla cometida por Iris al seguir al frente del sindicato Salvador Alvarado, perteneciente a la CNC, al cual debió solicitar permiso y demostrar por escrito tal hecho. Los tiempos legales pasaron, pues.

Tercero. – Hubo un momento, al inicio, que los diez pretensos platicaron con el delegado Jorge Meade y dejaron ver sus intereses personales pues se repartieron entre ellos todas las posiciones del CDE y no quisieron que entraran más jugadores. Querían asegurar su ingreso económico y hubo aquellos que pidieron desde diputaciones federales pluris hasta regidurías en una negociación poco limpia que les alejaba de la pretendida intención de desarrollar un proceso democrático como ahora lo expresan en lo personal y vía desplegados.

La intención del delegado fue contar con una planilla de unidad encabezada por Onésimo Aguilar, amigo real de Alito Moreno y en este contexto pidieron en CDMX a Zaira que ocupara el cargo de la Secretaría General, pero se negó. Entró entonces Iris –quien buscaba la presidencia–, apoyada por Ismael Hernández, de la CNC nacional y quedó como pareja de fórmula.

Mientras el proceso continúa, un hecho estatutario es que desde el momento en que salió la convocatoria dejaron sus cargos tanto el Pato de Lucas como Kitty Gutiérrez y la presidencia debe de recaer en Martin Felipe Valenzuela Rivera, el secretario de Organización, hecho aún no concretado y que tiene al PRI acéfalo en estos momentos. ¿Por qué es importante esto?

Si se habla de legalidad por un lado, es lo lógico, pero por otra y mientras la autoridad nacional del PRI no determine qué procede, la Comisión Estatal de Procesos Internos (conforme a la página web del PRI Sonora), sigue con su trabajo y ya tiene organizada la elección –en caso dado y en la que participarán seis mil 750 consejeros desde nacionales, estatales y municipales–, a realizarse el próximo 24 de junio (dos días antes termina la campaña mediática), cuya operatividad requerirá de recursos económicos, responsabilidad que corresponde a la Secretaría de Finanzas que está quebrada. ¿Quién cuenta con la capacidad de firmar los cheques si es que se carga la nube?, exacto, el nuevo titular.

Hay un clamor entre los priístas que es la petición de participación. Quiere que gane el que sea, pero mediante votación, no imposición que, de darse asegura una desbandada o más desanimo. Le faltó al delegado Jorge Meade ser más fino en su enfoque. No quiso darse cuenta del sentir del priísta sonorense que de alguna quiere ser más revolucionario que institucional.

Le faltó más mano zurda y conocimiento de cómo se maneja el PRI en Sonora pues un hecho claro es que el recurso monetario que el PRI requiere no es suficiente vía prerrogativas y es una necesidad el apoyo externo que tanto criticó.

A su vez, Alito Moreno, quien en la última reforma estatutaria se hizo de un control impresionante, rompió la regla no escrita de respeto a las fuerzas estatales que mantienen la autosuficiencia económica del PRI, (Meade no supo negociar, insisto), con lo cual entró a una riesgosa aventura pues quien quede al frente requerirá de esos apoyos, quiera o no, para sostener la tembeleque estructura priísta.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                                                                                                                                         

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                                                                                                                              

Twitter: @Archivoconfiden                                                                                                                                                                                      

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×