fbpx
  • lun. Ago 15th, 2022

ENTRETELONES

Jul 12, 2022

RENUNCIAS

SAMUEL VALENZUELA / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

Tal como estaba previsto desde hace días, Natalia Rivera Grijalva formalizó su renuncia a la militancia en el PRI, mediante impecable e implacable exposición de motivos dirigida al dirigente impuesto, Onésimo Aguilera, no descartándose que su buzón reciba en los siguientes días más misivas de esas. 

La diputada local y presidenta de la Diputación Permanente del Congreso del Estado, prefirió no esperar al resolutivo que deberá emitir en unos días la Sala Regional de Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en atención a la impugnación interpuesta por Zaira Fernández y Pascual Soto por que se violaron sus derechos políticos al ser revocado su registro como fórmula contendiente a la dirigencia estatal en Sonora. 

No sabemos si en los casos de Ernesto de Lucas, Karina Zárate y Ely Sallard, sí han decidido esperar la conclusión de dicho trámite para tomar la decisión que corresponda, pero por lo pronto, y al igual que Zaira y el Pascual son objeto del repudio de la nueva dirigencia “por representar al grupo político que durante más de treinta años mantuvo el control del PRI en Sonora”, según la doctrina del exdelegado Jorge Meade Ocaranza, quien incluso señaló a Ricardo Mazón Lizárraga como el mandón del rumbo, todo aderezado con insultos y mentadas contra el reconocido empresario sonorense. 

Pues pronto se despejarán las dudas, porque de prevalecer la imposición del CEN del PRI y ese criterio del político morelense, el número de renuncias aumentará de forma exponencial y si el TRIFE ordena la reposición del proceso interno de elección y se llega a ésta bajo los términos que construye a marchas forzadas la nueva dirigencia para tener un Consejo Político Estatal a modo, el resultado será el mismo. 

Sin dudas el PRI en Sonora enfrenta la mayor crisis de su historia y vamos a precisar, historia reciente porque hacemos la alusión a lo que nos consta, a partir de que cuando las cosas van bien o las prospectivas lucen buenas en un partido, si alguien renuncia no tiene tanto impacto cuando andan por la calle de la amargura esquina con la desgracia como se encuentran en estos tiempos. 

Recordamos cuando Víctor Hugo Celaya renunció, al no ser satisfecha su aspiración de ser parte de la fórmula que contendría al Senado de la República; no pasó nada y a la postre sigue siendo militante de ese partido, y antes que él, pero sin concretarse, la posibilidad de que Miguel Angel Murillo fuera el Ricardo Monreal de Sonora, tal como lo elucubraba en letras de molde el ya fallecido periodista Alejandro Oláis Olivas. 

La candidatura al Senado ha sido factor de discordias, como la que derivó en la renuncia de Antonio Astiazarán Gutiérrez, luego que la fórmula priista fuera integrada por Sylvana Beltrones y El Maloro ya cuando las perspectivas del PRI lucían muy tenebrosas y ya ven como ahora El Toño despliega toda su capacidad para reparar a Hermosillo junto a un equipo integrado por priistas y panistas. 

De la disputa de la candidatura de ese partido a la gubernatura en la pasada elección, derivó en la renuncia de Ricardo Bours Castelo para ir por la gubernatura por Movimiento Ciudadano, aunque a fin de cuentas, ya en la recta final de la campaña se sumó a Ernesto Gándara, a quien por meses le había disputado la postulación y quien curiosamente también había renunciado al PRI para estar en condiciones de representar a ese partido, al PAN y al PRD constituidos en la Alianza Va Por Sonora. 

Por cierto, no sabemos de la reafiliación de “El Borrego” al PRI, aunque ésta es de facto, ya que es obvio que tiene mano en la integración del Comité Directivo Estatal que preside Onésimo Aguilera, lo cual pudiera decirse que es positivo, quizás lo único positivo en esa etapa de ese partido en Sonora. 

De regreso a las renuncias, la de Anabel Acosta no representó mayores inquietudes quizás porque contrario a la lógica, fue para sumarse al partido oficial y renunciar a ser oposición, y que en todo caso dicha separación fue producto del retorcido colmillo de su santo y querido padre, Raúl Acosta. 

Por cuestiones sentimentales, como diputada federal en funciones renunció al tricolor Irma Terán Villalobos, decisión que si bien levantó regular polvareda, pero que se entendió dada la condición de lomo de liebres que caracteriza a esa familia que encabeza Vicente Terán, quien ha entrado y salido del PRI en un par de ocasiones sin ningún problema. 

Curioso el caso el que haya quienes exijan que quienes renuncian a un partido, también deban dejar las posiciones que por la vía plurinominal ocupan espacios legislativos, lo cual jurídicamente resulta sin sentido, pero que en los casos de por ejemplo Natalia Rivera, sería dejar su actual espacio en el Poder Legislativo de Sonora a su suplente, la socialité Kiki Díaz Brown, quien en el 2018 desplazó a Natalia de la lista y por eso fue diputada y a pesar de ser parte del “grupo hegemónico” tan satanizado por Onésimo y su pandilla, ya firma como secretaria de algo en el CDE. 

Se dice que las diputaciones plurinominales son como de regalo, ya que son producto de porcentajes de votos que logran partidos políticos en función del resultado electoral de candidaturas de mayoría, pero si bien hay tantos y tantas que les cae como del cielo el estar en los primeros lugares de la lista, este no es el caso de Natalia o de “El Pato”, quienes a través de muchos años hicieron la talacha para estar ahí. 

“El Pato” declinó a su aspiración de sacarse la espina y volver a contender por la alcaldía de Hermosillo; fue factor importante en la construcción de la alianza con el PAN y el PRD y a fin de cuentas sacó de la lumbre la posición en la lista plurinominal que estaba reservada para otro por la entonces gobernadora Claudia Pavlovich, situación que significó en grave deterioro en la relación entre ambos, entorno que suma suficientes merecimientos para mantenerse donde está, que para efectos de la dirigencia impuesta, esté o no esté poco importa, porque su suplente es Pascual Soto. 

Por lo demás, no es cualquier cosa renunciar a una estancia, cualquiera que sea, de más de 30 años y por eso nuestro reconocimiento a Natalia por la decisión tomada y su claridad de razones, y además, si bien no especifica ni da detalles, ella sabe de la insidia que se destila desde hace semanas en contra de ella, de quienes ahora dicen que mandan en su ahora expartido, lo cual llevó las cosas al punto de no retorno e igual es la situación para Karina, Ely y el Pato, quienes no debieran sorprenderse, ya que es producto del pobre nivel y primitivismo político de la nueva dirigencia. 

El hecho es que todo indica que el PRI en Sonora se quedará sin representación en el Congreso del Estado porque resulta sumamente difícil que desdeñen la ancha puerta que les ha abierto Movimiento Ciudadano para que se sumen a su bancada o simplemente que si no lo hacen se declaren independientes, que para el caso es lo mismo. 

Por otra parte, ya está en Washington el presidente Andrés Manuel López Obrador, no faltando quienes ruegan al Altísimo que tenga un comportamiento que no avergüence a los mexicanos en la serie de encuentros que tenga con representantes del gobierno de Estados Unidos. 

Por lo pronto, resulta alentador que en la mañanera de este lunes, en su relatoría de los temas que habrá de abordar por aquello lares no hizo mención de la aberrante estupidez de proponer el desmantelamiento de la estatua de la Libertad si el gobierno de Biden insiste en sanciones penales en contra del activista Julián Assange. 

Pues ojalá que nuestro presidente no haga sus acostumbrados papelitos y conserve la compostura como Jefe de Estado y logre algo más en materia de seguridad, sin que tengamos idea de cual es su propuesta para que los gobiernos de ambos países hagan un frente común con contra de la inflación que en México amenaza con superar el 10 por ciento antes de agosto próximo. 

En el rubro de las remesas López Obrador lleva datos frescos, ya que este lunes se dio a conocer que el mes de mayo México recibió cinco mil 172 millones de dólares, un14 por ciento más que el mismo mes del 2021, manteniéndose la tendencia al alza desde que la economía mexicana entró al tobogán desde diciembre del 2018. 

Como se sabe, el ascendente envío de dólares a México de mexicanos en Estados Unidos ha sido presumido como un logro de López Obrador, cuando resulta todo lo contrario tal como lo consideraba en marzo del 2016 el mismo presidente, cuando además ahora gravita fuertemente la sospecha de que buena parte de esos dolarucos que llegan al país provienen de ganancias del narcotráfico. 

De acuerdo a especialistas y a datos del mismo Banco de México, la mayoría de estas remesas está llegando a municipios ubicados en entidades o en zonas que son controladas por los grupos criminales, y estos son 20 municipios que concentran la quinta parte de las remesas con la aclaración que ninguno está clasificado como de alta intensidad migratoria. 

Además, está el caso de que a pesar de recibir tantos dólares, las comunidades no reflejan nada de dicha bonanza dolarizada ni los receptores muestran mejoría en su calidad de vida, sospechándose que se trata burreros cibernéticos que a cambio de una comisión mexicanos en Estados Unidos hacen transferencias a México en favor de quienes también a cambio de otra comisión la reciben y entregan a terceros en el marco de un blanqueo hormiga que al año suma miles de millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

×