fbpx
  • mar. Dic 6th, 2022

ALEGORÍAS

Nov 15, 2022

CON AMLO APRENDÍ (2)

JESÚS HUERTA SUÁREZ / COLUMNISTA

#DESPIERTASONORA

AMLO, a pesar de ser un tipo iletrado, que no ha viajado, que vive en su burbuja surrealista de alabanzas paleras y que solo se ha dedicado toda su vida a la grilla política, también se pueden aprender cosas. La mayoría malas, pero siempre se le puede aprender, por ejemplo:

Aprendí que, para millones de mexicanos, las palabras pesan más que los hechos.

Con AMLO aprendí que la soberbia y la ignorancia nunca deben ir juntas, menos en un gobernante.

Con AMLO aprendí que se puedes ser un presidente bravucón con quienes piensen diferente que tú en un ambiente controlado, pero un corderito contra los delincuentes que andan por todos lados.

Con AMLO aprendí que hay quienes, con tal de quedar en la historia de su país o del mundo, son capaces de sacrificar a la nación entera con tal de lograr sus ambiciones dictatoriales, al mero estilo de Castro en Cuba o Pinochet en Chile, pensando que la “historia lo absolverá”.

Con AMLO comprobé que la mitomanía es una grave enfermedad.

Aprendí que la educación en México anda muy mal, pues hay millones que están dispuestos a idolatrar a un vil caudillo trasnochado.

Con AMLO aprendí que no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Sí, la Reforma Electoral planteada por el presidente trae buenas propuestas, pero la mayoría creemos que solo es para que el estado controle el INE.

Con AMLO aprendí que el que a “hierro mata a hierro muere”, y que su caída él mismo la propiciará al traicionar a muchos de sus más cercanos que le saben demasiado.

Con AMLO aprendí el cinismo no tiene límites, y que rodearte de gente incapaz en tu gabinete y como voceros te puede costar el puesto y muchos dolores de cabeza.

Con AMLO aprendí que México es mucho más que una persona, una sola persona, que se autoproclama como el salvador.

Con AMLO aprendí que es cierto del dicho de “divide y vencerás” pero que divididos no avanzaremos nunca como nación.

¿Ven? El presidente nos es tan malo, pues nos ha enseñado lo que no debe hacerse si quieres trascender para bien en la historia de esta gran nación y que la lengua puede ser tu perdición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *